Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Asma durante el embarazo

Por Lara A. Friel, MD, PhD, University of Texas Health--Medical School at Houston

El efecto del embarazo en el asma varía (ver Asma). Es ligeramente más frecuente el empeoramiento de la enfermedad que la mejoría, pero la mayoría de las mujeres embarazadas no sufren crisis de asma graves. El efecto del asma sobre el embarazo también varía, pero si el asma es grave y está mal controlado, aumenta el riesgo de parto prematuro y preeclampsia (un tipo de hipertensión que se produce durante el embarazo, ver Preeclampsia y eclampsia). Además, es posible que el feto no crezca lo que se esperaba y hay más probabilidad de requerir cesárea.

Dado que el asma puede cambiar durante el embarazo, los médicos suelen pedir a las mujeres asmáticas que utilicen un medidor de flujo respiratorio máximo para controlar su respiración con mayor frecuencia. Las mujeres embarazadas que sufren de asma deben visitar a su médico a menudo para que el tratamiento pueda ajustarse a sus necesidades. Es de suma importancia mantener un control estricto de esta enfermedad, ya que un tratamiento insuficiente puede ocasionar graves problemas.

Los broncodilatadores (como el salbutamol) y los corticoesteroides inhalados (como la budesonida) se pueden usar durante el embarazo. Cuando se inhalan, los fármacos llegan principalmente a los pulmones y es menos probable que afecten al resto del organismo y al feto que cuando se toman por vía oral. La teofilina (tomada por vía oral) no suele utilizarse durante el embarazo. Los corticoesteroides por vía oral se administran solo cuando los demás tratamientos son ineficaces o cuando el asma empeora después de forma repentina.

La vacuna contra el virus de la gripe durante la temporada de gripe es particularmente importante en las mujeres asmáticas embarazadas.