Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastornos convulsivos durante el embarazo

Por Lara A. Friel, MD, PhD, University of Texas Health--Medical School at Houston

La mayoría de las mujeres con un trastorno convulsivo son capaces de dar a luz a un bebé sano de forma segura. Sin embargo, las mujeres que tienen convulsiones son ligeramente más propensas a:

  • Desarrollar preeclampsia (un tipo de hipertensión arterial que se aparece durante el embarazo, ver Preeclampsia y eclampsia)

  • Tener un mortinato

  • Tener un feto que no crece como se esperaba

Por otra parte, tomar anticonvulsivos aumenta el riesgo de defectos congénitos (ver Medicamentos que pueden causar problemas durante el embarazo*) y puede reducir levemente la inteligencia en el bebé. Sin embargo, estos riesgos pueden verse incrementados tanto por el trastorno convulsivo como por el uso de anticonvulsivos.

Tomar ciertos anticonvulsivos (por ejemplo, fenitoína, carbamazepina, fenobarbital) durante el embarazo aumenta el riesgo de enfermedad hemorrágica del recién nacido (que provoca una tendencia a sangrar con facilidad). Sin embargo, si la mujer toma vitaminas prenatales con vitamina D y se administra vitamina K al recién nacido, la enfermedad hemorrágica rara vez ocurre.

Así, la mujeres con un trastorno convulsivo deben consultar con un experto en la materia acerca de cómo equilibrar los riesgos, preferiblemente antes de quedar embarazada. Algunas mujeres pueden dejar los anticonvulsivos durante el embarazo sin que ello suponga ningún peligro, pero la mayoría deben continuar tomándolos. Por lo general, los riesgos que se corren al no tomar anticonvulsivos (lo que tiene como consecuencia una mayor frecuencia de convulsiones que pueden causar daños al feto y a la mujer) sobrepasan los de tomarlos durante el embarazo.

Los médicos recetan la menor dosis eficaz de anticonvulsivos y utilizan en lo posible el menor número de anticonvulsivos diferentes. Las mujeres que toman anticonvulsivos deben tomar una dosis alta de un suplemento de ácido fólico, que idealmente deberían empezar a tomar antes de quedar embarazadas.

El parto vaginal suele ser posible. El parto por cesárea se realiza solo si las mujeres han experimentado repetidas convulsiones durante el parto o si otros problemas así lo requieren.