Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Revisiones ginecológicas periódicas

Por David H. Barad, MD, MS, Albert Einstein College of Medicine, Bronx;Center for Human Reproduction

La atención preventiva en salud debe incluir exploraciones ginecológicas periódicas, incluso cuando no haya síntomas, y pruebas de cribado. Las pruebas de cribado se realizan antes de que aparezcan síntomas para detectar trastornos que pueden prevenirse o tratarse eficazmente si se diagnostican pronto (ver Algunas pruebas de cribado recomendadas para adultos*,†).

Hay que realizarse una evaluación ginecológica cada año a partir de los 13 a 18 años de edad. Por lo general no se lleva a cabo una exploración pélvica antes de los 21 años de edad, a no ser que exista algún problema, como periodos irregulares, dolor pélvico o secreción vaginal. Se realizan análisis para detectar enfermedades de transmisión sexual (ETS) en las adolescentes sexualmente activas, a veces sin realizar una exploración pélvica. Se recomienda la exploración pélvica en todas las mujeres a partir de los 21 años de edad. Sin embargo, una mujer puede comentar con el profesional de la salud si es necesario iniciar las exploraciones a esa edad. También a los 21 años la mayoría de las mujeres deben comenzar a hacerse pruebas de cribado del cáncer de cuello uterino, como la de Papanicoláu (Pap).

Para la atención ginecológica, una mujer debe escoger un profesional con quien pueda hablar con confianza de ciertos temas delicados, como el sexo, el control de la natalidad y el embarazo, o los problemas relacionados con la menopausia. Este profesional (tanto hombre como mujer) puede ser ginecólogo, internista, matrona o enfermera general o de familia.

A veces el pediatra realiza la evaluación ginecológica de las niñas y las adolescentes. Sin embargo, si el pediatra no puede hablar con la chica en privado sobre sus preocupaciones personales, o es reacio a proporcionar atención ginecológica, debe buscarse otro profesional sanitario que lo haga.

En la visita ginecológica se puede exponer cualquier duda que se tenga sobre la función reproductora y sexual, o sobre su anatomía, incluso las referidas a prácticas sexuales seguras, tales como el uso de preservativos para minimizar los riesgos de enfermedades de transmisión sexual.

Durante una visita ginecológica, el médico hace preguntas (anamnesis) y realiza una exploración física.