Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Anomalías del esperma

Por Robert W. Rebar, MD, Professor and Chair, Department of Obstetrics and Gynecology, Western Michigan University Homer Stryker M.D. School of Medicine

Los espermatozoides pueden ser demasiado escasos en número, demasiado lentos o tener anomalías estructurales; o su salida puede estar bloqueada o interrumpida.

  • Un aumento de la temperatura en los testículos, algunos trastornos, lesiones, y algunos fármacos y toxinas pueden producir problemas en el esperma (también llamado semen).

  • El esperma se analiza y a veces se practican pruebas genéticas.

  • El clomifeno, un medicamento para la fertilidad, puede aumentar el número de espermatozoides, pero pueden necesitarse técnicas de reproducción asistida.

Para ser fértil, un hombre debe ser capaz de depositar en la vagina de la mujer una cantidad adecuada de esperma, y este debe ser capaz de fertilizar el óvulo. Las enfermedades que afectan a este proceso pueden hacer que un hombre sea menos fértil.

Causas

Las situaciones que aumentan la temperatura de los testículos (donde se producen los espermatozoides) pueden reducir considerablemente la cantidad de espermatozoides y su movilidad e incrementar la cantidad de espermatozoides anormales. Algunos trastornos de los testículos, como el descenso incompleto de los testículos (criptorquidia) o venas varicosas (varicocele) aumentan la temperatura en estos órganos. Los efectos del calor excesivo o prolongado pueden durar hasta 3 meses.

¿Qué causa la infertilidad en el hombre?

Causa

Ejemplos

Menor producción de espermatozoides

Aumento de la temperatura de los testículos

Calor excesivo

Trastornos que causan fiebre prolongada

Trastornos hormonales

Trastornos de las glándulas suprarrenales (esta glándula produce la testosterona y otras hormonas)

Hiperprolactinemia

Hipogonadismo (niveles de testosterona bajos o alteración de la producción de espermatozoides), a veces relacionado con la obesidad

Trastornos del hipotalámo (el hipotálamo es la parte del cerebro que controla la hipófisis, que a su vez controla la producción de testosterona)

Hipotiroidismo

Trastornos de la hipófisis

Trastornos genéticos

Síndrome de Klinefelter

Otros trastornos que causan anomalías en los cromosomas sexuales

Trastornos de los testículos

Infecciones

Lesiones en los testículos

Las paperas que afectan a los testículos (orquitis urliana, orquitis parotidítica, orquitis de las paperas)

Atrofia testicular (puede ocurrir cuando se abusa del alcohol con regularidad)

Tumores en los testículos

Descenso incompleto de los testículos o criptorquidia (testículos que quedan retenidos en el abdomen en lugar de moverse en el escroto)

Las venas varicosas en los testículos (varicocele)

Fármacos o sustancias

Esteroides anabolizantes

Alcohol, cuando se consume en grandes cantidades

Andrógenos (hormonas masculinas como la testosterona)

Antiandrógenos (fármacos que contrarrestan los efectos de los andrógenos, como la bicalutamida, la ciproterona y la flutamida)

Aspirina (ácido acetilsalicílico), cuando se toma durante una larga temporada

Cafeína, cuando se consume en cantidades excesivas (posiblemente)

Clorambucil (un medicamento de quimioterapia)

Cimetidina (utilizada para tratar las úlceras estomacales)

Colquicina o colchicina (utilizada para tratar la gota)

Corticoesteroides orales (como la prednisona)

Cotrimoxazol (un antibiótico)

Ciclofosfamida (un medicamento de quimioterapia)

Medicamentos para tratar la malaria

Estrógenos para tratar el cáncer de próstata

Agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), utilizados para tratar el cáncer de próstata

Ketoconazol

Marihuana

Medroxiprogesterona (una hormona femenina sintética)

Metotrexato (un medicamento que inhibe el sistema inmunitario)

Inhibidores de la monoaminooxidasa (o IMAO, un tipo de antidepresivo)

Nitrofurantoína (un antibiótico)

Opiáceos (narcóticos)

Espironolactona (un diurético)

Sulfasalazina (un antibiótico)

Exposición a sustancias tóxicas industriales o ambientales

Metales pesados, como el plomo

Plaguicidas (pesticidas) que pueden tener efectos similares a los de las hormonas femeninas o reducir los efectos de las hormonas masculinas

Ftalatos (sustancias químicas utilizadas para la fabricación de plásticos más flexibles)

Compuestos bifenil policlorados (PCB)

Ausencia de espermatozoides en el semen

Interrupción del canal de salida del esperma

Ausencia de epidídimo (que proporciona el espacio y el ambiente para que maduren los espermatozoides), generalmente en hombres con fibrosis quística

Ausencia u obstrucción de los conductos deferentes (conductos que van de los epidídimos a los conductos eyaculadores), a menudo en hombres con fibrosis quística

Ausencia de vesículas seminales (que nutren los espermatozoides)

Obstrucción de los dos conductos eyaculadores

Eyaculación retrógrada (el semen es proyectado hacia dentro, al interior de la vejiga, en lugar de hacia afuera, a través del pene)

Diabetes

Disfunción del sistema nervioso

Cirugía pélvica, como la extirpación de la próstata (prostatectomía)

La extirpación de los ganglios linfáticos situados detrás del abdomen (como puede hacerse para tratar el linfoma de Hodgkin)

Determinados trastornos hormonales o genéticos pueden afectar la producción de espermatozoides, así como otros trastornos.

La exposición a tóxicos industriales o medioambientales y el uso de ciertos fármacos puede reducir la producción de espermatozoides. Tomar esteroides anabolizantes, como testosterona y otras hormonas masculinas (andrógenos) sintéticas, disminuye la producción de hormonas hipofisarias que estimulan la producción de espermatozoides.

¿Sabías que...?

  • El uso de esteroides anabolizantes puede disminuir la producción de espermatozoides.

Algunos trastornos tienen como consecuencia la ausencia total de espermatozoides (azoospermia) en el semen, Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Trastornos graves de los testículos

  • Trastornos de otras partes del sistema reproductor masculino: obstrucción o ausencia de vasos deferentes, ausencia de vesículas seminales o bloqueo de ambos conductos eyaculadores

La misma anomalía genética que produce la fibrosis quística puede causar azoospermia, a menudo al impedir la formación de los vasos deferentes.

La azoospermia también puede aparecer si el semen, que contiene los espermatozoides, se desplaza en dirección contraria (hacia el interior de la vejiga, en vez de hacia el pene). Este trastorno se conoce como eyaculación retrógrada.

Localización de los órganos reproductores masculinos

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Un análisis del semen

  • En algunas ocasiones, pruebas para detectar anomalías hormonales o genéticas

Los médicos preguntan al hombre sobre su historia clínica y realizan una exploración física para tratar de identificar la causa. Preguntan por trastornos anteriores e intervenciones quirúrgicas, uso de fármacos o drogas y posible exposición a toxinas. Buscan anomalías físicas, como testículos que no han descendido, y signos de trastornos hormonales o genéticos que puedan causar esterilidad. Pueden medirse los niveles de hormonas (incluida la testosterona) en sangre.

Análisis del semen

A menudo es necesario realizar un análisis del semen, el procedimiento principal de detección de esterilidad masculina. Para llevar a cabo este proceso, el paciente no debe eyacular durante 2 o 3 días antes del análisis. El motivo es asegurarse de que el semen contiene tantos espermatozoides como sea posible. Se le pide al hombre que eyacule, por lo general mediante una masturbación, dentro de un recipiente de cristal limpio, preferiblemente en el laboratorio. Cuando es difícil obtener una muestra de semen con este procedimiento, pueden usarse preservativos especiales, que no contengan lubricantes ni sustancias tóxicas para los espermatozoides, con el fin de recoger el semen durante el coito.

Se mide entonces el volumen de la muestra de semen: se determina si su color, consistencia, densidad y composición química son normales; y se hace un recuento de espermatozoides. Un número bajo puede indicar que la fertilidad es reducida, pero no siempre. También se examinan los espermatozoides al microscopio para determinar si son anormales su forma, tamaño, movimiento o cantidad.

Si la muestra de semen resulta anormal, se repite el análisis, ya que distintas muestras de un mismo hombre pueden variar considerablemente. Dos o tres muestras obtenidas al menos con una semana de diferencia proporcionan resultados más precisos que una sola muestra. Si el resultado sigue siendo anormal, el médico tratará de identificar la causa. Si hay muy pocos espermatozoides, los médicos hacen pruebas genéticas y miden las concentraciones de determinadas hormonas, como la testosterona y la hormona estimulante del folículo (que estimula la producción de espermatozoides en los hombres). Además, se puede examinar la orina en busca de espermatozoides tras la eyaculación para determinar si existe una eyaculación retrógrada.

Biopsia

A veces se realiza una biopsia de los testículos con el fin de obtener una información más detallada acerca de la producción de espermatozoides y el funcionamiento de los mismos.

Otros estudios

Para evaluar la función y la calidad espermáticas pueden realizarse otras pruebas, si las que se han practicado en ambos miembros de la pareja no explican la esterilidad. Estas pruebas pueden detectar anticuerpos contra los espermatozoides; determinar si las membranas de los espermatozoides están intactas; o evaluar la capacidad de los espermatozoides para unirse a un óvulo y fecundarlo. Sin embargo no está claro el grado de utilidad o efectividad de estos tratamientos.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • Clomifeno (un medicamento para la fertilidad)

  • Si el clomifeno resulta ineficaz, utilización de técnicas de reproducción asistida

Si es posible, se trata el trastorno que causa el problema. Por ejemplo, los varicoceles pueden tratarse con cirugía. Como resultado puede mejorar la fertilidad, aunque este efecto no se ha demostrado.

El clomifeno, un fármaco que induce la ovulación en la mujer, puede utilizarse para tratar de incrementar el número de espermatozoides en el varón. Sin embargo, no está claro si este fármaco mejora la capacidad del esperma para moverse o reduce el número de espermatozoides anormales. No se ha demostrado que incremente la fertilidad.

Si los varones tienen un número bajo de espermatozoides pero la motilidad del esperma y su apariencia son normales, la inseminación artificial (introducción del semen directamente en el útero) puede aumentar un poco las posibilidades de embarazo en su pareja. Suele utilizarse una técnica que escoge solo los espermatozoides más activos (lavado de semen). Con lavado de semen, el embarazo, si es que sucede, habitualmente se produce en el sexto intento.

Existen otros tratamientos mucho más complicados y costosos como la transferencia intratubárica de gametos (TIFG); o bien la fertilización in vitro (FIV), a menudo con inyección intracitoplásmica de espermatozoides (inyección de un solo espermatozoide en un solo óvulo). Son eficaces para tratar muchas clases de esterilidad masculina. La inyección intracitoplasmática de espermatozoides es el método más eficaz.

A veces los médicos pueden identificar y recuperar un poco de esperma para la inyección intracitoplasmática de espermatozoides mediante una biopsia y el examen de la muestra con un microscopio para encontrar el esperma. Si no se detectan espermatozoides, puede considerarse la posibilidad de inseminar a la mujer con esperma de otro hombre (donante). Debido al peligro de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluidas las infecciones por VIH y la hepatitis C, en Estados Unidos ya no se utilizan muestras de donantes de semen frescas. El riesgo de enfermedades de transmisión se minimiza congelando esperma de donantes durante 6 o más meses. A continuación, vuelve a examinarse a los donantes en busca de infecciones. Si los resultados siguen siendo negativos, la muestra se descongela y se utiliza.

La mujer que tiene como pareja un hombre con problemas de fertilidad puede tratarse con gonadotropinas humanas, para estimular la maduración y liberación de varios óvulos mientras se intenta la inseminación intrauterina. Este enfoque puede hacer más probable el embarazo.

Recursos en este artículo