Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fallo de medro

Por Elizabeth J. Palumbo, MD, Private Practice, The Pediatric Group, Fairfax, VA

El fallo de medro es un retraso en el aumento de peso y en el crecimiento físico que puede ocasionar retrasos en el desarrollo y en la maduración.

  • Las enfermedades y una nutrición deficiente son las causas del fallo de medro.

  • El diagnóstico se basa en los valores de la gráfica de crecimiento del niño, la exploración, los antecedentes y el ambiente en el hogar.

  • Los niños que están desnutridos durante el primer año de vida pueden tener un retraso del desarrollo.

  • El tratamiento depende de la causa.

Durante el primer año de vida, el médico controla el peso y la talla del bebé en cada visita para asegurarse de que el crecimiento progresa a ritmo constante. Los percentiles son una forma de comparar a los lactantes de la misma edad y sexo. Por ejemplo, decir que un niño está en el percentil 10 para el peso significa que de 100 niños de la misma edad y sexo, 90 pesan más y 10 pesan menos. Aunque algunos niños son más pequeños y otros son más grandes, los niños suelen permanecer aproximadamente en el mismo percentil a medida que crecen.

El fallo de medro es un diagnóstico que se aplica a niños que de forma constante están por debajo de su peso, de forma característica por debajo del percentil 3 a 5, en comparación con los niños de la misma edad y sexo. El fallo de medro también se considera en los niños que tienen una caída sostenida en su percentil de peso a pesar de que su peso real no sea bajo. Por ejemplo, el médico tendría que preocuparse por un niño que cayó desde el percentil 90 al percentil 50 (peso medio) en un corto periodo de tiempo. Son muchas las causas.

Causas

Las causas de fallo de medro pueden implicar:

  • Factores ambientales y sociales

  • Enfermedades

Los factores ambientales y sociales son los motivos más comunes por los que los niños no reciben la nutrición que necesitan. Cualquiera que sea la causa, la nutrición inadecuada puede afectar al crecimiento del cuerpo y del cerebro del niño.

El consumo deficiente de alimentos es a veces indicio de una paternidad irresponsable o de una falta de estimulación ambiental. La negligencia o el abuso de los padres, los trastornos mentales de los padres, la pobreza y las situaciones familiares caóticas, son situaciones que aumentan el riesgo de que no se proporcione una alimentación nutritiva periódica. Estas situaciones también pueden reducir el apetito del niño y disminuir la ingesta de alimentos por parte del niño. A veces los padres proporcionan alimentos con escaso valor nutritivo, lo que puede provocar una ingesta pobre y escaso aumento de peso.

A veces el fallo de medro está causado por un trastorno médico del niño. El trastorno puede ser tan leve como la dificultad para masticar o para tragar (como en el labio leporino o el paladar hendido). Algunos trastornos como el reflujo gastroesofágico, el estrechamiento esofágico o la malabsorción intestinal, también pueden afectar a la capacidad del niño para retener, absorber o procesar la comida. Algunas otras causas físicas de fallo de medro incluyen infecciones, tumores, trastornos hormonales o metabólicos (como la diabetes o la fibrosis quística), cardiopatías, enfermedades renales, los trastornos genéticos y la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Diagnóstico

El médico diagnostica fallo de medro cuando el peso o la ganancia de peso del niño se encuentran muy por debajo de lo que deberían ser al compararlos con las medidas anteriores o con las tablas de peso y de talla normalizadas (ver Tablas de peso y talla para lactantes). Si el fallo de medro afecta de forma suficientemente grave al peso del lactante, también se ven afectadas las tasas de crecimiento en altura y de la cabeza (cerebro).

Para determinar por qué un niño no consigue prosperar, los médicos formulan a los padres preguntas específicas acerca de la alimentación; deposiciones; estabilidad social, emocional y financiera de la familia, lo que podría afectar al acceso del niño a la alimentación; y enfermedades que el niño ha tenido o que se han producido en la familia. A continuación, examina al niño buscando signos de enfermedades que puedan explicar la escasa ganancia de peso. En base a esta evaluación el médico decide si es conveniente o no realizar análisis de sangre y de orina y radiografías. Solo se realizan otras pruebas complementarias si el médico sospecha que existe alguna enfermedad subyacente.

Pronóstico

Dado que el primer año de vida es importante para el desarrollo del cerebro, los niños desnutridos durante este tiempo pueden sufrir un retraso permanente con respecto a sus compañeros, aunque mejore su crecimiento físico. En casi la mitad de estos niños, el desarrollo mental, especialmente las habilidades verbales, siguen por debajo del nivel normal y suelen tener problemas sociales y emocionales.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa. Si se encuentra un trastorno médico, se realiza el tratamiento específico. De lo contrario, el tratamiento depende de hasta qué punto el peso del niño esté por debajo de la normalidad. El fallo de medro de leve a moderado se trata con alimentos nutritivos con alto contenido calórico administrados en horarios regulares. Los padres pueden recibir consejo sobre las interacciones familiares perjudiciales para el niño y sobre los recursos financieros y sociales de que se dispone. Un fallo de medro grave se trata en el hospital, donde trabajadores sociales, nutricionistas, especialistas en alimentación, psiquiatras y otros especialistas trabajan conjuntamente para determinar las causas más probables del fallo de medro del niño y el mejor enfoque de la alimentación.