Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los problemas en el recién nacido

Por Arthur E. Kopelman, MD, The Brody School of Medicine at East Carolina University

Aunque la mayoría de los bebés nacen a término y sin complicaciones, algunos sufren problemas médicos relacionados con factores que se producen antes del nacimiento, tales como trastornos de salud o hábitos de la madre. Ejemplos de problemas de salud son la diabetes, la hipertensión o la preeclampsia (una enfermedad que causa presión arterial alta, hinchazón y presencia de proteínas en la orina, ver ver Preeclampsia y eclampsia) que afectan directamente el crecimiento del feto y la salud del recién nacido. Hábitos como fumar, tomar alcohol y consumir drogas ilegales también afectan el crecimiento del feto y producen problemas en el recién nacido. Además de evitando estas sustancias, las mujeres embarazadas aumentan las probabilidades de tener un bebé sano si tratan de forma adecuada sus trastornos de salud, toman vitaminas prenatales, reciben atención prenatal temprana y mantienen una dieta saludable.

Alrededor de un 12% de los bebés nacen antes de término (nacimiento prematuro). La presencia de más de un feto (gemelos, trillizos, cuatrillizos) y ciertos defectos congénitos pueden hacer que el parto sea prematuro. Los bebés más prematuros son propensos a tener problemas con la transición a la vida de recién nacido, especialmente problemas respiratorios causados por el síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio, ver Síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio)). Una velocidad de crecimiento fetal aumentada o reducida también tiene un impacto directo en la salud del recién nacido. En raras ocasiones, los bebés pueden tener otros problemas, como defectos congénitos, infecciones o niveles anómalos de azúcar (glucosa) en la sangre. Los médicos pueden prever muchos de los problemas prestando atención al crecimiento y desarrollo fetal, en particular mediante el uso de la ecografía (ver Pruebas para los trastornos ginecológicos: Ecografía). Ante la sospecha de problemas graves en el recién nacido, el parto se realiza en un hospital con una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), donde podrá recibir asistencia y, si es necesario, cuidados intensivos desde el momento del nacimiento.

Recursos en este artículo