Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Neumotórax en recién nacidos

Por Arthur E. Kopelman, MD, The Brody School of Medicine at East Carolina University

El neumotórax es una acumulación de aire entre el pulmón y la pared torácica que se produce cuando el aire escapa del pulmón.

  • Este trastorno puede desarrollarse en recién nacidos con trastornos pulmonares, como el síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio) o el síndrome de aspiración meconial, que reciben tratamiento con presión positiva continua en vía aérea o que están utilizando un respirador.

  • El pulmón puede colapsarse, la respiración se ve dificultada y la presión arterial disminuye.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas y en los resultados de la radiografía de tórax.

  • A los recién nacidos con síntomas se les proporciona oxígeno y se extrae el aire de su cavidad torácica utilizando una aguja y una jeringa.

El neumotórax se produce con mayor frecuencia en recién nacidos con rigidez pulmonar, como en el síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio, ver Síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio)) o el síndrome de aspiración meconial (ver Síndrome de aspiración meconial). En raras ocasiones, el neumotórax aparece como complicación del uso de la presión positiva constante en las vías respiratorias (CPAP, una técnica que permite a los recién nacidos respirar espontáneamente mientras reciben oxígeno ligeramente presurizado o aire a través de una cánula nasal) o del uso de un respirador. Si el neumotórax está bajo presión del CPAP o de un respirador, puede acabar en colapso del pulmón y dificultad respiratoria. Asimismo, si está bajo presión, el neumotórax puede comprimir las venas que transportan la sangre al corazón, con lo que las cavidades cardíacas contienen menos sangre, el gasto cardíaco disminuye y la presión arterial del recién nacido se reduce.

El aire que se escapa de los pulmones hacia los tejidos centrales del pecho se denomina neumomediastino. A diferencia del neumotórax, esta afección por lo general no afecta la respiración.

Diagnóstico y tratamiento

Se sospecha de la existencia de un neumotórax cuando en los recién nacidos con enfermedad pulmonar subyacente, o bajo terapia con CPAP o con un respirador, empeora la dificultad respiratoria (distrés respiratorio), cae la presión sanguínea, o tienen lugar ambas cosas. Cuando se examina a estos recién nacidos, los médicos advierten una reducción del ruido del aire al entrar y salir del pulmón en el lado del neumotórax. En recién nacidos prematuros, puede usarse una luz de fibra óptica para que ilumine el lado afectado del tórax del recién nacido en un cuarto oscuro (transiluminación positiva). Este procedimiento se utiliza para detectar aire libre en el área que rodea los pulmones (cavidad pleural). La radiografía de tórax proporciona un diagnóstico definitivo.

Los recién nacidos asintomáticos no requieren tratamiento alguno. Los recién nacidos a término con síntomas leves se introducen en una pequeña tienda en la que se bombea oxígeno (cámara de oxígeno) para que respiren aire con mayor contenido en oxígeno que el aire del ambiente. Sin embargo, si la respiración del recién nacido es difícil o si el nivel de oxígeno en sangre disminuye, y especialmente, si la circulación de sangre está afectada, el aire debe ser extraído rápidamente de la cavidad torácica con ayuda de una aguja y una jeringa. En los recién nacidos con dificultad significativa, que están con CPAP o con un respirador, los médicos necesitan, a veces, introducir un tubo de plástico en la cavidad torácica para succionar y extraer continuamente el aire de la cavidad torácica. Por lo general el tubo puede retirarse al cabo de varios días.

Un neumomediastino puede observarse mediante radiografías y no requiere tratamiento.