Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Policitemia en el recién nacido

Por Arthur E. Kopelman, MD, Professor of Pediatrics and Neonatology (Emeritus), The Brody School of Medicine at East Carolina University

La policitemia es una concentración anormalmente alta de glóbulos rojos.

  • Este trastorno puede ser consecuencia de un embarazo prolongado (Parto tardío), de la diabetes materna o de un nivel bajo de oxígeno en la sangre fetal.

  • Una alta concentración de glóbulos rojos provocará que la sangre sea más densa (hiperviscosidad) y puede enlentecer el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos pequeños.

  • La mayoría de los recién nacidos afectados no tienen síntomas, pero ocasionalmente presentan un tono rubicundo o moreno, están apáticos (aletargados), se alimentan mal y, muy rara vez, tienen convulsiones.

  • El diagnóstico se infiere de un análisis que mide el contenido de glóbulos rojos (eritrocitos) en la sangre.

  • Normalmente no se necesita ningún tratamiento excepto mantener una hidratación normal.

  • Cuando el recién nacido tiene síntomas, se realiza una exanguinotransfusión parcial para reducir la concentración de glóbulos rojos.

Una concentración de glóbulos rojos (eritrocitos) mucho más alta de lo normal provoca que la sangre sea demasiado espesa, lo que causa que fluya más lentamente por los vasos sanguíneos pequeños e interfiere en el suministro de oxígeno a los tejidos. Un recién nacido postérmino o cuya madre sufre diabetes o hipertensión arterial grave, fuma o vive en lugares de mucha altitud tiene mayores probabilidades de padecer policitemia. También se produce policitemia si el recién nacido recibe demasiada sangre de la placenta al nacer, como ocurre a veces si se le mantiene por debajo del nivel de la placenta durante cierto tiempo antes de pinzar el cordón umbilical. Otras causas incluyen un nivel bajo de oxígeno en la sangre (hipoxia), diabetes materna, restricción del crecimiento en el vientre materno o una transfusión grande de sangre de un hermano gemelo a otro (transfusión de gemelo a gemelo).

El recién nacido con policitemia tiene un color rojizo o pardo, está aletargado, se alimenta mal y tiene convulsiones. Si el recién nacido presenta estos síntomas y un análisis de sangre indica un número demasiado elevado de glóbulos rojos (hematócrito elevado), parte de la sangre del recién nacido se extrae y es reemplazada por volúmenes equivalentes de una solución salina, diluyendo así los glóbulos rojos remanentes y corrigiendo la policitemia.