Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Taquipnea transitoria

Por Arthur E. Kopelman, MD, The Brody School of Medicine at East Carolina University

La taquipnea transitoria del recién nacido (respiración rápida del recién nacido, síndrome del pulmón húmedo neonatal) es una dificultad temporal para respirar junto con niveles bajos de oxígeno en la sangre debida al exceso de líquido en los pulmones después del nacimiento.

  • Este trastorno puede ocurrir después de una cesárea programada llevada a cabo antes de que empiecen los trabajos del parto en bebés nacidos pocas semanas antes de término o a término.

  • Los recién nacidos afectados respiran de forma rápida y resoplan al espirar, y presentan un aspecto azulado si su sangre no recibe suficiente oxígeno.

  • El diagnóstico se basa en los síntomas y se confirma mediante una radiografía de tórax.

  • Casi todos los recién nacidos afectados se recuperan completamente en 2 o 3 días.

  • La mayoría de los recién nacidos afectados necesitan tratamiento con oxígeno y, en algunos casos, ayuda respiratoria.

Este trastorno suele aparecer en los bebés nacidos unas semanas antes del plazo o a término. Es más frecuente después de un parto por cesárea y es particularmente probable que ocurra si la madre no ha tenido trabajo de parto antes de la cesárea (por ejemplo, cuando la cesárea ha sido programada).

Antes del nacimiento, los sacos de aire (alvéolos) de los pulmones están llenos de líquido. Inmediatamente después del nacimiento, el líquido debe ser eliminado de los pulmones para que los sacos de aire se llenen y el recién nacido pueda respirar normalmente. Algo del líquido es eliminado de los pulmones por la presión ejercida sobre el tórax durante el parto vaginal. Gran parte del líquido es reabsorbido con rapidez directamente por las células que revisten los sacos de aire. Las hormonas liberadas durante el trabajo de parto hacen que las células de los sacos de aire empiecen a absorber líquido. Si esta reabsorción de líquido no ocurre de forma rápida, entonces los sacos de aire continúan parcialmente llenos de líquido y los recién nacidos tiene dificultades respiratorias.

Los recién nacidos con taquipnea transitoria sufren dificultad respiratoria (distrés respiratorio) con respiración rápida, reflejada en la depresión de la pared del pecho al inspirar y resoplidos en la espiración. Desarrollan una coloración azulada de la piel (cianosis) si los niveles de oxígeno en sangre son bajos. La radiografía de tórax muestra un aumento de líquido en los pulmones.

La mayoría de los recién nacidos con taquipnea transitoria se recuperan completamente en 2 o 3 días. No suele ser necesario ningún tratamiento con oxígeno. Con escasa frecuencia, algunos recién nacidos necesitan presión positiva constante en la vía aérea (CPAP, una técnica que permite al recién nacido respirar espontáneamente suministrándole oxígeno ligeramente presurizado o aire mediante una cánula nasal) o incluso asistencia respiratoria.