Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastornos tiroideos en el recién nacido

Por Arthur E. Kopelman, MD, The Brody School of Medicine at East Carolina University

Los trastornos tiroideos ocurren si la glándula tiroidea produce una cantidad de hormona tiroidea insuficiente (hipotiroidismo) o excesiva (hipertiroidismo).

Hipotiroidismo en el recién nacido

La causa más frecuente de hipotiroidismo en el recién nacido es la ausencia completa o el desarrollo escaso de la glándula tiroidea. Con menor frecuencia, la glándula tiroidea está presente pero no produce cantidades normales de hormonas tiroideas.

Al principio, es posible que el recién nacido no presente síntomas. Posteriormente, se vuelve apático (letárgico) y tiene poco apetito, bajo tono muscular, estreñimiento, llanto ronco y prominencia del contenido abdominal a nivel del ombligo (hernia umbilical). Los bebés sin tratamiento sufrirán retraso del desarrollo, discapacidad intelectual y baja estatura. Finalmente, el niño podría desarrollar rasgos faciales toscos y agrandamiento de la lengua.

Dado que el tratamiento precoz puede evitar la discapacidad intelectual, a todos los recién nacidos se les realiza un análisis de sangre en el hospital después de nacer para evaluar la función tiroidea. En los recién nacidos afectados, el análisis de sangre muestra un nivel elevado de hormona estimulante del tiroides (tirotropina) y por lo general un nivel más bajo de hormona tiroidea. Muchos recién nacidos con hipotiroidismo requieren tratamiento de por vida con hormona tiroidea por vía oral. El tratamiento lo dirigirá un médico especializado en el tratamiento de niños con problemas del sistema endocrino (un endocrino pediátrico).

Hipertiroidismo en el recién nacido

En raras ocasiones, un recién nacido puede tener hipertiroidismo o enfermedad de Graves neonatal, lo que por lo general se produce si la madre sufre la enfermedad de Graves durante el embarazo o ha recibido tratamiento por esta razón antes del embarazo. En la enfermedad de Graves (ver Trastornos autoinmunitarios durante el embarazo), el cuerpo de la madre produce anticuerpos que estimulan la glándula tiroidea a producir una cantidad aumentada de hormona tiroidea. Estos anticuerpos atraviesan la placenta y afectan al feto de manera similar.

Un recién nacido afectado tiene un ritmo metabólico alto, con una frecuencia cardíaca y respiratoria rápidas, irritabilidad y apetito excesivo con poco aumento de peso. El recién nacido, como la madre, puede tener los ojos saltones (exoftalmos). Si el tamaño de la glándula tiroidea del recién nacido es mayor de lo normal (bocio), la glándula presiona la tráquea e interfiere a veces con la respiración en el nacimiento. Un ritmo cardíaco muy rápido puede ocasionar insuficiencia cardíaca. La enfermedad de Graves es potencialmente mortal si no es detectada y recibe tratamiento por un endocrinólogo pediátrico.

Los médicos sospechan hipertiroidismo basándose en los síntomas típicos y confirman el diagnóstico al detectar niveles altos de hormona tiroidea y de los anticuerpos maternos estimulantes del tiroides en la sangre del recién nacido. Los resultados de una prueba de cribado de la función tiroidea realizada en todos los recién nacidos permite detectar el hipertiroidismo.

Los recién nacidos con hipertiroidismo reciben tratamiento con fármacos, como el propiltiouracilo, que reduce la producción de hormona tiroidea por parte de la glándula tiroidea. Este tratamiento es necesario solo durante unos meses, ya que los anticuerpos que atraviesan la placenta procedentes de la madre desaparecen finalmente del torrente sanguíneo del bebé.