Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Raquitismo hipofosfatémico

(Raquitismo resistente a vitamina D)

Por Christopher J. LaRosa, MD, Nemours/Alfred I. duPont Hospital for Children

El raquitismo hipofosfatémico es un trastorno en el que los huesos se vuelven blandos, lo cual produce dolor, y se curvan fácilmente porque la sangre contiene niveles bajos de la sustancia fosfato.

Este trastorno es muy poco frecuente y casi siempre hereditario; suele transmitirse en un gen dominante presente en el cromosoma X, uno de los dos cromosomas sexuales. Esta anomalía genética causa una alteración de los túbulos renales (ver Introducción a los trastornos congénitos de los túbulos renales) que permite que una cantidad excesivamente alta de fosfato sea eliminada a través de la orina, lo que provoca que las concentraciones de fosfato en sangre sean bajas. Dado que los huesos necesitan fosfato para crecer y fortalecerse, este déficit produce defectos en los huesos. Las hembras que sufren raquitismo resistente a la vitamina D sufren trastornos óseos menos graves que los varones. En algunos casos, aunque raramente, el trastorno se produce como consecuencia de la presencia de ciertas formas de cáncer, como tumores de células gigantes del hueso, sarcomas, cáncer de próstata y cáncer de mama. El raquitismo hipofosfatémico no es el mismo que el producido por la carencia de vitamina D (ver Carencia de vitamina D).

Síntomas y diagnóstico

El raquitismo hipofosfatémico suele empezar causando anomalías en el primer año de vida. Las anomalías pueden ser tan leves que no produzcan síntomas notables o tan graves que causen arqueamiento de las piernas y otras deformaciones óseas, dolor en los huesos, dolor articular y crecimiento insuficiente de los huesos junto con una baja estatura. El crecimiento óseo excesivo en la zona donde los músculos se anclan a los huesos puede limitar el movimiento de las articulaciones en cuestión. Los espacios entre los huesos del cráneo en los bebés pueden cerrarse demasiado pronto (lo que se denomina craneosinostosis). Si los huesos del cráneo se cierran demasiado pronto, conforme crece el cerebro del niño no tiene espacio para expandirse y aumenta la presión dentro del cerebro. El aumento de la presión en el cerebro puede causar anomalías del desarrollo.

Las pruebas de laboratorio complementarias muestran que las concentraciones de calcio en la sangre son normales, pero los valores de fosfato son bajos. También se realizan análisis de orina para detectar los niveles de fosfato que han sido excretados. Los niveles de fosfatos en la orina son elevados. Los médicos también pueden tomar radiografías de los huesos.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es elevar las concentraciones de fosfato en la sangre, lo que favorece una formación ósea normal. Se puede administrar fosfato por vía oral y debe combinarse con calcitriol, la forma activa de la vitamina D, La ingestión de vitamina D sola no es suficiente. Las cantidades de fosfato y calcitriol deben ajustarse cuidadosamente porque este tratamiento a menudo provoca el aumento de las concentraciones de calcio en la sangre y en la orina, la acumulación de calcio en los riñones o la formación de cálculos renales. Tales efectos secundarios pueden lesionar los riñones y otros tejidos. En algunos adultos, el raquitismo hipofosfatémico provocado por varios tipos de tumores mejora notablemente después de la extirpación de dichos tumores. Si el raquitismo hipofosfatémico no mejora, a las personas con raquitismo provocado por un tumor se les administran calcitriol y fósforo.