Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastorno de angustia en niños y adolescentes

Por Josephine Elia, MD, Division of Pediatric Behavioral Health, Department of Pediatrics, A.I. DuPont Hospital for Children

El trastorno de angustia se caracteriza por crisis de angustia que se producen al menos una vez por semana. Una crisis de angustia es un breve episodio (de 5 a 20 minutos) de miedo intenso que suele ir acompañado de síntomas orgánicos, como respiración acelerada, taquicardia, sudoración, dolor torácico y náuseas.

  • El trastorno de angustia se diagnostica cuando el niño sufre crisis de angustia con la frecuencia suficiente como para causarle un deterioro funcional significativo y un sufrimiento importante.

  • El trastorno de angustia se trata habitualmente combinando fármacos y terapia conductual.

El trastorno de angustia es mucho más frecuente entre los adolescentes que en la edad infantil. Cuando son pequeños, algunos niños sufren ansiedad (ver Trastorno de ansiedad por separación) por separación o ansiedad generalizada (ver Trastorno de ansiedad generalizada en niños) que persiste y evoluciona hasta convertirse en un trastorno de angustia cuando alcanzan la pubertad.

Las crisis de angustia (ver Crisis de angustia y trastorno de angustia) pueden coexistir con cualquier otro trastorno de ansiedad, normalmente como respuesta al foco del trastorno. Por ejemplo, los niños que sufren ansiedad por separación pueden sufrir una crisis de angustia cuando sus padres se ausentan. Los niños que tienen miedo de quedarse atrapados en lugares de donde no es posible escapar (agorafobia) pueden sufrir una crisis de angustia si están en medio de una cola en un auditorio abarrotado. Muchos niños con trastorno de angustia sufren también de agorafobia.

Algunas enfermedades orgánicas, como el asma, también pueden desencadenar crisis de angustia, y las crisis de angustia pueden desencadenar el asma.

Síntomas

Durante la crisis, el niño siente una gran ansiedad, que causa síntomas orgánicos. El corazón late muy rápido. El niño suda profusamente y tiene dificultad para respirar. Puede sufrir dolor torácico o sentirse mareado, con náuseas y agarrotado. Puede sentirse como si se estuviera muriendo o se estuviera volviendo loco y tiene la sensación de que las cosas son irreales. Los síntomas pueden ser más dramáticos (incluyendo gritos, lloros, o hiperventilación) de lo que son en los adultos.

Se siente preocupado por la posibilidad de sufrir otras crisis. Las crisis de angustia y las preocupaciones asociadas afectan sus relaciones y el rendimiento escolar.

La crisis de angustia por lo general se produce sin ningún tipo de desencadenante específico. Pero, con el tiempo, el niño comienza a evitar los lugares que asocia con las crisis. Esta evitación puede derivar en agorafobia (ver Agorafobia en niños y adolescentes), que provoca que el niño sea reacio a ir a la escuela, al centro comercial o a efectuar otras actividades cotidianas.

El trastorno de angustia con frecuencia empeora y disminuye sin razón aparente. Los síntomas pueden desaparecer por sí solos, para volver a aparecer años más tarde. A veces, los adolescentes con trastorno de angustia faltan a la escuela, se aíslan de la sociedad y se convierten en solitarios, pudiendo desarrollar incluso conductas suicidas.

Diagnóstico

  • Exploración física

Normalmente los médicos practican una exploración física para detectar trastornos orgánicos que puedan causar los síntomas. Consideran asimismo otros trastornos de ansiedad que también causan crisis de angustia.

Tratamiento

  • Por lo general, fármacos en combinación con terapia conductual

En general, la combinación de tratamiento farmacológico y terapia conductual es efectiva. En algunos niños, los fármacos son con frecuencia necesarios para controlar las crisis de angustia antes de empezar la terapia conductual. Las benzodiazepinas son los fármacos más eficaces, pero con frecuencia se prefiere un tipo de antidepresivos denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS, ver Tratamiento farmacológico) porque las benzodiazepinas provocan adormilamiento (sedación), pueden afectar al aprendizaje y la memoria y pueden provocar dependencia.