Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastorno de ansiedad social en niños y adolescentes

Por Josephine Elia, MD, Division of Pediatric Behavioral Health, Department of Pediatrics, A.I. DuPont Hospital for Children

El trastorno de ansiedad social (fobia social) consiste en el miedo persistente a sentir vergüenza, ser humillado o ridiculizado en situaciones sociales.

Algunas veces se desarrolla fobia social tras un incidente incómodo o embarazoso.

Por lo general, este trastorno se aprecia por primera vez cuando los niños tiene berrinches, lloran, se aferran o se retiran de determinadas situaciones sociales o cuando los adolescentes se preocupan excesivamente antes de ir a un evento social o se preparan en exceso antes de una presentación en clase. A continuación, pueden negarse a ir a la escuela o a eventos sociales. La razón que ellos dan suele ser un síntoma orgánico, como dolor de cabeza o de estómago.

Los niños están aterrorizados por la idea de sentirse humillados ante sus compañeros por dar una respuesta equivocada o decir algo inapropiado, llegando incluso a avergonzarse o a vomitar. Cuando el miedo es excesivo, los niños se niegan a hablar por teléfono o a salir de casa.

Diagnóstico

  • Síntomas

El diagnóstico se basa en los síntomas. Para que se emita un diagnóstico del trastorno, los síntomas deben durar 6 meses o más. Además, los niños deben sentirse ansiosos en todas las situaciones semejantes —por ejemplo, antes de todas las presentaciones en clase, no sólo en ciertas clases o con ciertos profesores— y deben sentirse ansiosos la hora de interactuar con otros niños, no sólo con los adultos.

Tratamiento

  • Terapia conductual

La terapia conductual es la utilizada con mayor frecuencia. Consiste en no permitir a los niños que dejen de acudir a la escuela, ya que el absentismo les hace cada vez más reacios a asistir.

Si la terapia conductual no es eficaz o los niños se niegan a participar, se puede prescribir un medicamento para reducir la ansiedad, como un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS, ver Tratamiento farmacológico). El medicamento reduce la ansiedad lo bastante para permitir que el niño participe en la terapia conductual.