Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastorno negativista desafiante

Por Josephine Elia, MD, Division of Pediatric Behavioral Health, Department of Pediatrics, A.I. DuPont Hospital for Children

El trastorno negativista desafiante es un patrón repetitivo de conducta negativa, desafiante y desobediente, a menudo dirigido contra las figuras de autoridad.

Los niños con trastorno negativista desafiante son pertinaces, difíciles, desobedientes e irritables, sin ser físicamente agresivos o sin violar realmente los derechos de los demás, a diferencia de lo que sucede en los trastornos conductuales (ver Trastorno disocial). Muchos niños en edad preescolar y jóvenes en la fase temprana de la adolescencia muestran de forma ocasional una conducta desafiante, pero se diagnostica el trastorno negativista desafiante solo si esta conducta persiste durante un periodo de 6 meses o más y si es lo bastante grave como para afectar al desarrollo social o académico.

Se desconoce la causa del trastorno negativista desafiante. Probablemente es más común entre los niños de familias en las que los adultos tienen fuertes discusiones. Este trastorno indica problemas subyacentes que pueden requerir más investigaciones y tratamiento.

Síntomas

Los síntomas a menudo comienzan en el período de tiempo desde la etapa preescolar hasta la escuela secundaria.

El comportamiento característico de estos niños incluye los rasgos siguientes:

  • Discute con los adultos

  • Presenta arranques de genio fáciles y frecuentes

  • Desafía activamente las reglas e instrucciones

  • Molesta deliberadamente a otras personas

  • Culpa a otros de sus propios errores

  • Está enfadado, resentido y fácilmente contrariado

  • Ser rencoroso y vengativo

Estos niños conocen la diferencia entre el bien y el mal y se sienten culpables si hacen algo gravemente censurable. Muchos de ellos carecen de habilidades sociales.

Diagnóstico

  • Síntomas y comportamiento

Los médicos diagnostican la enfermedad basándose en los síntomas y el comportamiento del niño, que debe haber estado presente durante al menos 6 meses y ser lo suficientemente grave como para interferir con la capacidad funcional del niño.

De vez en cuando, los niños que sufren depresión o ansiedad reciben un diagnóstico erróneo de trastorno negativista desafiante. Esto sucede más a menudo cuando el síntoma principal de la depresión es la irritabilidad. Cuando se sospecha la presencia de trastorno negativista desafiante, el médico evalúa cuidadosamente al niño diagnosticado para detectar signos de depresión, como pueden ser alteraciones del sueño o del apetito, así como ansiedad.

Tratamiento

  • Técnicas para el control del comportamiento

  • Posiblemente terapia grupal

El mejor tratamiento para el trastorno negativista desafiante son las técnicas de control del comportamiento, que consisten en un enfoque disciplinario consistente y un refuerzo adecuado de la conducta deseada (con recompensas). Los padres y los maestros deben recibir entrenamiento adecuado por parte del asesor o terapeuta del niño sobre el modo de aplicar estas técnicas.

Los niños pueden beneficiarse de la terapia de grupo que les ayude a mejorar sus habilidades sociales.

Incluso sin tratamiento, la mayoría de los niños mejoran gradualmente con el tiempo.