Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Apendicitis en niños

Por William J. Cochran, MD, Associate, Department of Pediatrics GI and Nutrition;Clinical Professor, Department of Pediatrics, Geisinger Clinic, Danville, PA;Temple University School of Medicine

La apendicitis es la inflamación e infección del apéndice.

  • La apendicitis parece desarrollarse cuando el apéndice se obstruye, bien por material fecal duro (los llamados fecalitos o fecalomas) o por ganglios linfáticos intestinales inflamados, lo que ocurre con varias infecciones.

  • El dolor cerca del apéndice o por todo el abdomen hace que los niños estén irritables o apáticos.

  • El diagnóstico es complejo y puede requerir análisis de sangre, radiografía, ecografía, tomografía computarizada o laparoscopia.

  • El apéndice infectado se extirpa quirúrgicamente.

El apéndice es una pequeña porción del intestino, del tamaño de un dedo, que no parece tener ninguna función corporal esencial (ver Aparato digestivo). Sin embargo, la apendicitis es una urgencia médica que exige intervención quirúrgica. Este trastorno es poco frecuente en los niños menores de 1 año pero se vuelve más frecuente a medida que los niños crecen, y su frecuencia es mayor en los adolescentes y los adultos hacia la tercera década de la vida.

La apendicitis parece desarrollarse cuando el apéndice se obstruye, bien por materia fecal endurecida (los llamados fecalitos o fecalomas) o por ganglios linfáticos intestinales inflamados, como ocurre en diversas infecciones. En cualquier caso, el apéndice se inflama y las bacterias crecen en su interior. En casos poco frecuentes, la apendicitis es producida por cuerpos extraños o gusanos (parásitos). Si la apendicitis no se detecta ni se trata, el apéndice se puede perforar y crear un foco de infección fuera del intestino (absceso) o derramar el contenido intestinal en la cavidad abdominal, causando una infección grave (peritonitis). En cerca del 25% de los niños con apendicitis, el apéndice ya está perforado cuando llegan al hospital.

Síntomas y diagnóstico

La apendicitis casi siempre causa dolor. El dolor comienza en la mitad del abdomen, cerca del ombligo, y gradualmente se dirige al cuadrante inferior derecho. El dolor, sobre todo en lactantes y niños pequeños, es más difuso que localizado en el cuadrante inferior derecho del abdomen. Los niños más pequeños son menos capaces de señalar con precisión la localización de un dolor específico. Una vez ha comenzado el dolor, muchos niños tienen vómitos y rechazan la comida. Es frecuente la aparición de febrícula (de 37,7 a 38,3 ºC). Esta forma de presentación es distinta de la que aparece en los niños con gastroenteritis vírica, en la que los vómitos, de modo característico ocurren antes y el dolor y la diarrea se presentan más tarde.

El diagnóstico de apendicitis en niños es complejo y difícil por muchas razones. Muchos trastornos causan síntomas similares, incluyendo gastroenteritis vírica, divertículo de Meckel, invaginación intestinal y enfermedad de Crohn. A menudo, los niños no presentan los síntomas y signos característicos en la exploración física, particularmente cuando el apéndice no está en su posición habitual en el cuadrante inferior derecho del abdomen.

Cuando el médico sospecha apendicitis, por lo general prescribe la administración de líquidos y antibióticos por vía intravenosa mientras espera los resultados del análisis de sangre y las radiografías. Muy a menudo el médico hace una ecografía, que no expone al niño a radiación. Si la ecografía no es suficiente, se puede hacer una tomografía computarizada (TC) o una laparoscopia (ver Laparoscopia) para ver el interior del abdomen. La exploración física reiterada, especialmente en niños cuyo dolor no es característico de la apendicitis, ayuda al médico a decidir si se trata o no de esta enfermedad.

Tratamiento

El mejor tratamiento de la apendicitis es la extirpación quirúrgica del apéndice inflamado (apendicectomía). La apendicectomía es una cirugía bastante simple y segura, y necesita una permanencia en el hospital de apenas 2 o 3 días en los casos sin complicaciones. Si el apéndice se ha perforado, el médico lo extrae y lava el abdomen con líquido, administra antibióticos durante varios días y está atento a la detección de posibles complicaciones, como pueden ser la infección y la obstrucción intestinal. En un porcentaje que se sitúa alrededor del 10 al 20% de los casos, los cirujanos encuentran un apéndice normal en la apendicectomía. Este resultado no se considera un error médico, pues retrasar una cirugía cuando parece probable una apendicitis tiene consecuencias graves. Cuando se encuentra un apéndice normal, el cirujano busca dentro del abdomen otra causa del dolor. El médico habitualmente extirpa el apéndice normal para eliminar la posibilidad posterior de apendicitis. Sin cirugía o antibióticos, fallecen más del 50% de las personas con apendicitis.

Recursos en este artículo