Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Bocio congénito

Por Andrew Calabria, MD, Assistant Professor of Pediatrics;Attending Physician, Division of Endocrinology & Diabetes, Perelman School of Medicine at The University of Pennsylvania;The Children's Hospital of Philadelphia

El bocio congénito es un aumento de volumen de la glándula tiroides que está presente al nacer.

  • Una glándula tiroidea hipertrofiada puede producir una cantidad excesiva de hormona tiroidea (hipertiroidismo) o una cantidad insuficiente de dicha hormona (hipotiroidismo).

  • El diagnóstico se basa en las ecografías y en los análisis de sangre.

  • El tratamiento puede incluir terapia hormonal y, a veces, cirugía.

(En adultos, véase también bocio.)

El bocio congénito puede tener las siguientes causas:

  • Producción defectuosa de hormonas tiroideas

  • Los anticuerpos de la madre que actúan sobre la glándula tiroides atraviesan la placenta

  • Los productos químicos presentes en los alimentos o en determinados fármacos (llamados bociógenos) atraviesan la placenta

La glándula tiroidea secreta la hormona tiroidea. Cualquier trastorno de la glándula tiroides que disminuya la producción de la hormona tiroidea hace que la hipófisis secrete más hormona estimulante del tiroides (TSH). Debido a que la glándula tiroides no responde normalmente aumentando su producción de hormonas, el aumento del estímulo ejercido por la TSH hace que la glándula tiroides aumente de tamaño. Hay muchas anomalías genéticas que reducen la capacidad de la glándula tiroides para producir la hormona tiroidea y causan bocio congénito.

Las mujeres que tienen ciertos trastornos del tiroides, como la enfermedad de Graves, a veces producen anticuerpos durante el embarazo que atraviesan la placenta. Estos anticuerpos interactúan con el receptor de la TSH y pueden hacer que el feto produzca demasiada hormona tiroidea (hipertiroidismo) o una cantidad insuficiente de esta (hipotiroidismo). Pero en ambos casos, puede resultar en bocio. En los lactantes afectados, el bocio normalmente se resuelve espontáneamente en 3 a 6 meses.

Determinados fármacos como la amiodarona, el propiltiouracilo y el metimazol tomados por la madre pueden atravesar la placenta y en raras ocasiones causan bocio congénito.

Síntomas

El síntoma más común del bocio congénito es un aumento de volumen y consistencia del tiroides. No existe sensibilidad al tacto. Puede que toda la glándula aumente de tamaño o que solo lo hagan ciertas zonas. Puede ser evidente desde el nacimiento o detectarse más tarde. Si el aumento del volumen continúa, los bebés pueden tener dificultad para respirar y tragar. Muchos lactantes con bocio tienen una glándula tiroides que funciona normalmente. Sin embargo, algunos lactantes desarrollan hipotiroidismo o hipertiroidismo.

Diagnóstico

  • Ecografía

  • Análisis de sangre

Si el médico sospecha que el lactante tiene bocio, hace una ecografía para medir el tamaño del tiroides.

Se realizan pruebas para determinar los niveles de hormonas tiroideas en sangre (ver pruebas de función tiroidea).

Tratamiento

  • Cirugía

  • A veces, tratamiento hormonal

A los lactantes con hipotiroidismo se les prescribe una terapia de reemplazo de la hormona tiroidea por vía oral.

Si el bocio ocasiona dificultad para la respiración y la deglución puede ser tratado de forma quirúrgica.