Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Anomalías cutáneas que afectan al pene

Por Patrick J. Shenot, MD, Associate Professor and Deputy Chair, Department of Urology, Sidney Kimmel Medical College at Thomas Jefferson University

Diversas anomalías pueden afectar a la piel del pene. Algunas son trastornos cutáneos de todo el cuerpo que afectan al pene igual que a otras partes de la piel. Son ejemplos la psoriasis, el liquen plano y la dermatitis seborreica. Algunas afectan solo al pene o empiezan afectándolo antes de aparecer en otras áreas. La piel del pene también puede verse afectada por el cáncer.

Infecciones del pene

A veces los tumores en el pene se deben a infecciones, en especial a enfermedades de transmisión sexual. Un ejemplo es la sífilis, que puede causar unas protuberancias planas rosadas o grises (condilomas planos). Algunas infecciones virales también causan uno o más crecimientos cutáneos, pequeños y sólidos (verrugas genitales o condiloma acuminado), o pequeños crecimientos firmes y perforados (molusco contagioso). La sarna causa unas pequeñas protuberancias pruriginosas.

Liquen plano del pene

El liquen plano produce manchas pequeñas planas o elevadas en la cabeza o el cuerpo del pene. A menudo hay prurito. En ocasiones se desarrollan llagas dolorosas en el pene y en las encías (síndrome peno-gingival). El liquen plano suele resolverse por sí mismo. No se requiere tratamiento a menos que el prurito sea molesto, lo que puede aliviarse con corticoesteroides en crema.

Pápulas perladas del pene

Las pápulas perladas del pene son crecimientos anómalos que aparecen en los vasos sanguíneos del pene. Se producen en forma de pequeñas protuberancias, por lo general del mismo color que la piel, en forma de cúpulas o pelos en el cuerpo del pene. Son inofensivas, normales y frecuentes (se producen hasta en el 10% de los hombres). No se requiere ningún tratamiento.

Balanitis xerótica obliterante

La balanitis xerótica obliterante (también llamada liquen escleroso atrófico) se produce cuando la inflamación a largo plazo (crónica) provoca que la piel cercana al extremo del pene se endurezca y adquiera un color blanquecino. El orificio de la uretra suele quedar rodeado por este tejido blanco y grueso, que con el tiempo obstruye el flujo de orina y de semen. Las cremas antibacterianas, de corticoesteroides o antiinflamatorias alivian la inflamación, pero en caso de que sea necesario reabrir la uretra se realiza quirúrgicamente.

Dermatitis de contacto del pene

A menudo la dermatitis de contacto está causada por el uso de un condón de látex en hombres con alergia al látex. Por lo general aparecen manchas rojas pruriginosas. A veces la piel presenta roturas o fugas de líquido alrededor de las manchas. Los afectados deben usar condón sintéticos sin látex. Los condones naturales no ofrecen la protección adecuada contra la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana. Si es necesario, los síntomas pueden aliviarse con una crema de corticoesteroides, como la de hidrocortisona al 1% (de venta libre).

Cánceres cutáneos locales (in situ) del pene

La eritroplasia de Queyrat y la enfermedad de Bowen del pene son áreas bien definidas de pigmentación rojiza y aterciopelada en el glande (eritroplasia de Queyrat) o áreas endurecidas de color entre blanco y gris en la diáfisis (enfermedad de Bowen), principalmente en hombres no circuncidados.

La papulosis bowenoide aparece en forma de pequeñas protuberancias, por lo general múltiples, en la diáfisis del pene.

La enfermedad de Paget del pezón (que no debe confundirse con la enfermedad de Paget del hueso) es un cáncer poco común que puede ocurrir en otras zonas además de los senos, incluyendo el pene.

El médico extrae una muestra de tejido para su examen (biopsia) para determinar el tipo de cáncer y para asegurarse de que el cáncer no se ha diseminado más allá de la piel.

Para eliminar el cáncer pueden utilizarse crema de fluorouracilo, un procedimiento quirúrgico, o terapia con láser. Los hombres afectados deben ser monitorizados regularmente para detectar posibles recidivas o diseminaciones.

Recursos en este artículo