Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Caídas debidas a la hospitalización

Por Oren Traub, MD, PhD, Departments of Internal Medicine and Adult Hospital Medicine, Pacific Medical Centers

Las condiciones de un hospital pueden aumentar el riesgo de que se sufra una caída, sobre todo en personas de edad avanzada (ver Problemas debidos a la hospitalización). Tras permanecer en cama durante un tiempo prolongado, los músculos de las piernas se vuelven débiles y disminuye su capacidad para comprimir las venas de las piernas, impulsando así la sangre de regreso hacia el corazón. Por lo tanto, la sangre se estanca en los miembros inferiores cuando el sujeto se pone de pie, haciendo que baje la tensión arterial y sienta vértigo o mareo (un trastorno conocido como hipotensión ortostática).

Además, puede que a dicha persona se le estén administrando fármacos que le hagan sentir mareos, somnolencia o confusión. La cama puede ser demasiado alta o quizá tenga una barandilla que dificulte levantarse. La iluminación puede ser tenue, de manera que quizás no se vean los obstáculos. Las personas hospitalizadas que presentan confusión o desorientación son más propensas a caer.

Ya que el ingreso en el hospital rompe con la rutina habitual, los padres que se quedan en el hospital para cuidar de un bebé o un niño enfermo pueden olvidar las precauciones habituales, como mantener la barandilla de la cuna elevada cuando el bebé está en ella.

Prevención de las caídas en el hospital

Si el enfermo o sus familiares notan que algo puede provocar caídas, se deben tomar medidas para prevenirlas. Por ejemplo, para contrarrestar la debilidad de los músculos, se debe salir de la cama tan pronto como sea posible y hacer ejercicio. Los familiares o el personal pueden acompañar a la persona hospitalizada mientras camina por los pasillos del hospital hasta que recupere la fuerza muscular.

La mayoría de las caídas se producen al levantarse de la cama. Por tanto, los familiares y el personal sanitario pueden ayudar haciendo lo siguiente:

  • Si la cama tiene barandilla o es demasiado alta, pueden preguntar si esta es necesaria o si se puede bajar la cama

  • Asegurarse de que la persona hospitalizada es consciente de lo alta que es la cama del hospital

  • Recordar a la persona hospitalizada que tenga cuidado y que se mueva despacio cuando salga de la cama

  • Asegurarse de que se utilizan zapatillas o zapatos con suela que no deslice

  • Enseñar al hospitalizado dónde está el baño y cómo llegar a él (para evitar traspiés y tropiezos con el mobiliario)

  • Mostrarle cómo pedir ayuda

  • En caso de bebés y niños pequeños, asegurarse de que la barandilla de la cuna está levantada

A menudo se intenta identificar y proporcionar ayuda adicional a las personas hospitalizadas que son más propensas a sufrir caídas. El personal puede controlarlas regularmente o situarlas en habitaciones próximas al control de enfermería.

Si parece que el paciente no es capaz de levantarse de la cama de forma segura y sin ayuda, el personal le indica que utilice el timbre de llamada para obtener ayuda. Si el paciente no se da cuenta o no acepta que no puede salir de la cama con seguridad por sí mismo, se puede utilizar una alarma de aviso. Ésta emite un pitido fuerte si el paciente trata de salir de la cama por sí mismo.

Los familiares deben pedir al médico que compruebe los fármacos administrados y que determine los que pueden aumentar el riesgo de caídas. Si se está utilizando este tipo de fármacos, se puede plantear al médico la posibilidad de que los cambie o de que reduzca la dosis.