Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Incapacidad para orinar debida a la hospitalización

Por Oren Traub, MD, PhD, Departments of Internal Medicine and Adult Hospital Medicine, Pacific Medical Centers

Los pacientes ingresados en el hospital pueden tener dificultad para vaciar su vejiga por completo o pueden ser totalmente incapaces de orinar (ver Problemas debidos a la hospitalización). Este problema, denominado retención urinaria, puede ocurrir porque los pacientes:

  • Sufren dolor postoperatorio

  • Están tomando fármacos que causan retención urinaria

  • Deben permanecer en cama durante largo tiempo (reposo en cama).

La retención urinaria es más frecuente entre los hombres mayores de 50 años debido a que el aumento del volumen de la próstata (hiperplasia prostática benigna), que interfiere con la micción, es más común a medida que se envejece, especialmente después de los 50 años.

La retención urinaria puede aumentar el riesgo de desarrollar una infección del tracto urinario y puede causar problemas en los riñones.

Prevención de la retención urinaria en el hospital

El personal del hospital trata de identificar a los sujetos que están en riesgo de desarrollar una retención urinaria, para poder tomar medidas para prevenirla. En general, el riesgo es mayor en personas de edad avanzada y en pacientes que tienen o han tenido ciertos trastornos, incluyendo un aumento de volumen de la próstata, incontinencia urinaria, estreñimiento grave o trastornos que afectan a los nervios implicados en la micción (como un accidente cerebrovascular, una lesión de la médula espinal o un tumor).

Si la retención urinaria es un riesgo, el personal del hospital pueden hacer lo siguiente:

  • Establecer un horario para orinar; un miembro del personal acude cada pocas horas para recordar al paciente que tiene que orinar

  • Proporcionar la ayuda necesaria para que el paciente llegue al baño y/o proporcionarle una "botella" o una cuña

  • Realizar pruebas (como la ecografía de la vejiga) para determinar si el paciente tiene una retención urinaria

  • Revisar la pauta de tratamiento farmacológico para descartar que algún fármaco pueda estar provocando la retención urinaria o contribuyendo a su aparición.

  • Animar a la persona a levantarse de la cama y caminar tanto como sea posible

Para evitar la retención urinaria, el paciente debe ir al baño cuando sienta la necesidad de orinar. Al orinar, debe tener tiempo suficiente para vaciar su vejiga por completo.

Si el paciente no puede orinar o retiene gran cantidad de orina, un miembro del personal del hospital puede introducir un tubo flexible (sonda) a través de la uretra hasta la vejiga para drenar la orina. Dado que dicho catéter puede aumentar el riesgo de sufrir una infección urinaria, se retira tan pronto como sea posible. Si el problema persiste, el paciente puede ser dado de alta del hospital con la sonda aún en la vejiga, con una cita programada con un urólogo para evaluación y tratamiento.