Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Terapias biológicas

Por Steven Rosenzweig, MD, Drexel University College of Medicine

Las terapias biológicas utilizan sustancias naturales e incluyen las terapias biológicas individuales (como el uso de cartílago de tiburón en el tratamiento del cáncer y la glucosamina en el tratamiento de la artrosis), dietoterapia, medicina a base de plantas, medicina ortomolecular y terapia de quelación. Muchas de las terapias biológicas no han demostrado ser eficaces (por ejemplo, el uso de cartílago de tiburón para el cáncer).

Dietoterapia o terapia nutricional

La dietoterapia utiliza regímenes dietéticos especializados (como la terapia Gerson, una dieta macrobiótica, y la dieta Pritikin) para tratar o prevenir determinadas enfermedades (como el cáncer o los trastornos cardiovasculares) o para promover el bienestar. Algunas dietas (como la dieta mediterránea) están ampliamente aceptadas y promovidas en la medicina occidental tradicional. La dieta Ornish, una dieta vegetariana muy baja en grasas, puede ayudar a revertir las obstrucciones arteriales que originan la enfermedad coronaria, o a prevenir o ralentizar la progresión del cáncer de próstata y de otros tipos de cáncer. Algunas personas que han seguido una dieta macrobiótica afirman haber logrado la remisión de un cáncer, aunque no se ha realizado todavía ningún ensayo clínico adecuadamente controlado.

Debido a que los beneficios se alcanzan en meses o en años, la dietoterapia es más efectiva cuanto antes se comience a emplear. Cuando se inicia una dieta terapéutica que implica un modo completamente diferente de alimentarse, se recomienda la supervisión por parte de un experto para evitar futuras deficiencias nutricionales.

Fitoterapia

La medicina que se basa en las plantas medicinales, la forma más antigua de cuidado de la salud, utiliza plantas y extractos herbales para tratar la enfermedad y promover el bienestar. Puede usarse una sola planta o una mezcla de varias. En la medicina china a base de plantas, las mezclas también pueden contener minerales y partes animales. A diferencia de los fármacos convencionales, en los que el principio activo se extrae de la planta, en la terapia con plantas medicinales, por lo general, se utiliza la planta entera. Los remedios habituales a base de plantas incluyen:

  • Ajo

  • Menta

  • Camomila (o manzanilla)

  • Hierba de San Juan

  • Ginkgo biloba

  • Valeriana

  • Ginseng

Las plantas medicinales (plantas medicinales, ver ver Hierbas medicinales y productos nutritivos medicinales (nutracéuticos)) están disponibles como extractos (soluciones obtenidas tras impregnar o empapar una sustancia, por lo general en agua), tinturas (habitualmente preparadas con una base alcohólica, el alcohol actúa como conservante natural), infusiones (el método más frecuente de preparación de plantas, también llamadas té), decocciones (similares a una infusión), comprimidos, polvos e inyectables. Algunas medicinas a base de plantas se extienden sobre telas humedecidas y se aplican sobre la piel. Algunos problemas potenciales son:

  • Impurezas: en Estados Unidos el gobierno realiza una escasa vigilancia de los productos herbales y dispone de pocas normativas sobre la industria en cuestión (ver Introducción a las hierbas medicinales y a los productos nutritivos medicinales (nutracéuticos) : Seguridad y efectividad). No obstante, en la Unión Europea y en Australia, las agencias gubernamentales regulan las plantas medicinales como fármacos.

  • Interacciones: algunas plantas medicinales interaccionan con medicamentos (por ejemplo, el gingseng origina hemorragias cuando se utiliza con warfarina, ver Algunas posibles interacciones entre hierbas medicinales y fármacos) o con alimentos (por ejemplo, la hierba de San Juan provoca un aumento peligroso de la presión arterial cuando se consume junto a quesos añejos, vino Chianti u otros alimentos con alto contenido en tiramina).

  • Efectos secundarios: algunas plantas medicinales tienen efectos secundarios (por ejemplo, el gingseng incrementa la presión arterial y el ajo disminuye la coagulación de la sangre e incrementa la glucemia) que pueden ser perjudiciales en determinadas personas.

Las personas deben informar a sus médicos de las plantas medicinales que consumen. Estudios clínicos recientes en relación a varias plantas medicinales han demostrado que son efectivas en el tratamiento de algunos trastornos.

¿Sabías que...?

  • Hay muchas interacciones posibles y potencialmente graves entre los medicamentos a base de plantas y los fármacos o alimentos.

Medicina ortomolecular

La medicina ortomolecular emplea combinaciones de vitaminas, minerales y aminoácidos que normalmente se encuentran en el organismo para tratar enfermedades específicas y el mantenimiento de la salud. La nutrición es lo primero en el momento del diagnóstico y del tratamiento. A veces conocida como medicina nutricional, la terapia ortomolecular enfatiza el hecho de suplementar la dieta con dosis altas de combinaciones de vitaminas, minerales, enzimas, hormonas (como la melatonina) y aminoácidos. Las dosis a menudo exceden ampliamente las cantidades normales que se ingieren en la dieta.

Una modalidad frecuente de la medicina ortomolecular es la terapia megavitamínica, que a menudo emplea dosis muy por encima de las ingestas diarias recomendadas (IDR). Los profesionales de la medicina ortomolecular sostienen que estas IDR son inadecuadas para el mantenimiento de la salud o el tratamiento de enfermedades. Aunque la mayor parte de los tratamientos carecen de evidencia científica, la medicina convencional sí utiliza algunos micronutrientes altamente concentrados. Por ejemplo, se emplean de manera convencional altas dosis de sustancias antioxidantes para retrasar la progresión de la degeneración macular, pero estudios recientes han demostrado que no son eficaces en la prevención del cáncer.

En ocasiones, la medicina ortomolecular implica reducir la cantidad presente de una sustancia natural en el organismo. En determinados trastornos (como deficiencias vitamínicas y trastornos metabólicos), los tratamientos que pueden ser considerados ortomoleculares han sido científicamente probados. Sin embargo, para muchos otros usos, los métodos ortomoleculares no han demostrado beneficio e incluso en algunos casos son potencialmente tóxicos.

Terapia con quelantes o de quelación

En este tipo de terapia se emplea un medicamento que se une con un metal o un mineral que se encuentra en cantidades tóxicas en el torrente sanguíneo y elimina su exceso (como el plomo, el cobre, el hierro o el calcio). En la medicina occidental convencional, la terapia de quelación es un método ampliamente aceptado para tratar las intoxicaciones por plomo y otras intoxicaciones por metales pesados. Se está investigando la quelación del cobre como tratamiento del cáncer. La terapia de quelación con ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) se emplea como una terapia de medicina alternativa y complementaria para eliminar el calcio y con ello tratar la ateroesclerosis. La efectividad y seguridad de esta terapia se encuentra en proceso de evaluación científica. Los efectos secundarios pueden ser graves o, en raras ocasiones, mortales.

Recursos en este artículo