Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Partes protésicas

Por James Baird, CPO, Director of Education, Hanger Clinic

Una prótesis para un miembro consta de tres partes principales:

  • Superficie de contacto

  • Componentes

  • Funda

Superficie de contacto entre el miembro residual (muñón) y la prótesis

La prótesis se adhiere al cuerpo en la superficie de contacto, que consta de un encaje y de una estructura rígida. El encaje, que está hecho de material plástico o laminado, es la zona donde las partes activas de la prótesis (los componentes) se adhieren al cuerpo. La estructura rígida, hecha de grafito o materiales similares, proporciona un soporte estructural para el encaje y los componentes.

Entre el miembro residual (muñón) y el encaje se coloca un revestimiento (forro) para proporcionar amortiguación y para que el ajuste quede bien apretado. El forro está hecho de poliuretano o de silicona suave, que se adhiere a la piel sin causar fricción. Lo ideal es disponer de dos forros para cada prótesis y usarlos a días alternos, lo cual permite alargar su duración. De este modo se mantiene la elasticidad y la forma mejor que usando un mismo forro día tras día.

Se puede utilizar una media protésica en lugar del forro o junto con este. Estas medias están fabricadas con lana, nailon o tejidos sintéticos, y a veces se intercala gel entre las capas de tela. Se comercializan con distintos espesores. Se puede mejorar el encaje de la prótesis superponiendo varias medias, usando medias de diversos espesores o poniendo y quitando medias, con objeto de ajustar mejor la prótesis a las modificaciones que se producen en la superficie del miembro residual, lo que ocurre de forma habitual con los cambios en las actividades, el clima y otros factores.

La superficie de contacto puede contener dispositivos que ayudan a mantener la prótesis en su lugar de forma segura (lo que se denomina un sistema de suspensión). Los siguientes sistemas de suspensión se usan habitualmente:

  • Válvula de succión: cuando se coloca el miembro residual en el encaje, el aire se expulsa a través de una abertura en la parte inferior del encaje. Una válvula de succión unidireccional cierra la abertura y la sella herméticamente, manteniendo la prótesis en su lugar.

  • Forros con aguja de fijación: la mayoría de los forros están anclados a la parte inferior del encaje mediante una aguja con una muesca. Dado que la aguja presiona firmemente contra el miembro residual, las partes de ésta cercanas a la aguja pueden irritarse e inflamarse, puede acumularse líquido y se pueden desarrollar llagas en la piel.

  • Cinturones y arneses: en ocasiones, la prótesis se fija mediante un cinturón o arnés. Estos dispositivos pueden ser utilizados por personas que tienen dificultades para mantener la prótesis en su sitio mediante una válvula de succión o mediante una aguja de fijación, o bien no pueden tolerar la aguja. Sin embargo, el arnés puede ser relativamente rígido y por lo tanto puede ser incómodo y engorroso de usar. También puede restringir el movimiento.

Componentes de la prótesis

Los componentes son las partes móviles de la prótesis. Incluyen dispositivos terminales (manos, pies y dedos artificiales) y articulaciones (muñecas, codos, caderas y rodillas), así como ejes metálicos o de fibra de carbono que funcionan como huesos.

Los componentes controlados por microprocesadores y alimentados mioeléctricamente están reemplazando a los antiguos modelos hidráulicos, propulsados por el propio cuerpo. Las prótesis mioeléctricas crean movimiento mediante las cargas eléctricas producidas de forma natural cuando un músculo se contrae. Las cargas eléctricas se envían a un motor eléctrico que mueve el miembro. Estos nuevos componentes son más eficientes y causan menos estrés a los usuarios.

Los componentes biónicos, que han empezado a salir recientemente al mercado, permiten conseguir un funcionamiento incluso mejor. Estos componentes se mueven con el pensamiento, como si se tratara de miembros naturales. Tal movimiento es posible gracias al redireccionamiento de los nervios que iban a la extremidad amputada y su posterior conexión a un músculo sano (por ejemplo, al músculo torácico en el caso de un brazo amputado). Estos nervios dirigen los impulsos que anteriormente se enviaban al miembro amputado hacia los microprocesadores ubicados en la prótesis a través de electrodos situados en la superficie de la piel y, por lo tanto, permiten al usuario mover el miembro.

Funda

Algunas personas optan por cubrir los componentes de la prótesis con una funda; las fundas protésicas están fabricadas con espuma flexible y el protésico les da la forma del miembro perdido. La espuma se suele revestir con una funda protectora que le proporciona una apariencia natural, que se consigue en mayor o menor medida dependiendo de si se compran ya fabricadas o si se realizan de forma artesanal y personalizada, diseñadas exactamente para coincidir con el tipo de piel del usuario. Algunas personas, en especial los atletas durante una competición, prefieren no usar funda y dejar los componentes a la vista.