Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tomografia por emision de positrones (PET)

Por Hakan Ilaslan, MD, Associate Professor of Radiology;Staff Radiologist, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine;Imaging Institute, Diagnostic Radiology

La tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) es un tipo de gammagrafía.

En la PET, una sustancia que el cuerpo utiliza (metaboliza), como la glucosa o el oxígeno, se marca con un radionúclido, un átomo que libera partículas de radiación con carga positiva llamadas positrones. La combinación de esta sustancia y el radionúclido se denomina trazador radiactivo. El trazador se acumula en tejidos específicos del cuerpo. En términos generales, cuanto más activo sea el tejido (por ejemplo, cuanto mayor sea la cantidad de glucosa o de oxígeno que utiliza), mayor será la cantidad de trazador acumulada y mayor será la radiación que emite.

El escáner contiene varios anillos de detectores que registran la radiación liberada. Los datos se registran desde muchos ángulos diferentes. A partir de estos datos, una computadora analiza la radiación y produce una serie de imágenes bidimensionales en color que simulan cortes transversales del cuerpo (denominados tomogramas). Los datos también pueden utilizarse para construir imágenes tridimensionales.

Las imágenes muestran diferentes niveles de actividad según las distintas intensidades del color. Así, la tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) puede proporcionar información sobre la funcionalidad de un tejido y, además, se pueden identificar tejidos anómalos, que pueden ser más o menos activos que los tejidos normales. Sin embargo, la PET no muestra detalles anatómicos ni estructurales de los tejidos y los órganos con tanta nitidez como la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RMN).

Procedimiento para la PET

Antes del procedimiento, se solicita a la persona que no consuma alcohol, cafeína, tabaco ni cualquier medicamento que pueda afectar la función mental (como, por ejemplo, sedantes).

Para realizar una PET, se inyecta en una vena la sustancia marcada. La sustancia tarda entre 30 y 60 minutos en llegar al área a valorar.

La persona se recuesta en una mesa estrecha y acolchada que se desliza hacia el interior del escáner PET, y se coloca la mesa de manera que el área evaluada quede dentro de la gran abertura circular del tomógrafo.

Durante la mayor parte de la prueba, que puede durar de 45 a 60 minutos, la persona permanece acostada. Según el área del cuerpo que se valore, se puede solicitar a la persona que realice determinadas actividades, tales como tareas mentales para estimular la actividad cerebral.

Usos de la PET

La tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) se utiliza para valorar la irrigación y la actividad del corazón y el cerebro, así como para detectar el cáncer y otras anomalías.

Corazón

La PET cardíaca puede mostrar el funcionamiento del corazón, lo que ayuda a determinar si una persona es candidata a una cirugía de injerto de revascularización arterial coronaria o a un trasplante de corazón.

Cerebro

El estudio cerebral mediante PET también muestra si el cerebro funciona correctamente y cuáles de sus áreas están más activas durante ciertas actividades, por ejemplo, durante los cálculos matemáticos.

La PET se utiliza ocasionalmente para ayudar a los médicos a diagnosticar la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson y ayudarles a evaluar los trastornos convulsivos.

Neoplasias

La PET puede mostrar la localización de un cáncer, los lugares a los que se haya diseminado y cómo está respondiendo al tratamiento.

Alrededor del 80% de las PET se hacen para ayudar a los médicos a evaluar el cáncer. Entre estos cánceres se incluyen el cáncer de pulmón, el colorrectal, el de esófago, el de cabeza y cuello, los linfomas y los melanomas.

Contribuye a determinar si los ganglios linfáticos hipertrofiados en las personas con cáncer se deben a la diseminación (metástasis) del cáncer o a otra alteración.

Variaciones

Tomografía computarizada combinada con tomografía por emisión de positrones (PET-TC)

La PET generalmente se combina generalmente con la TC. La PET-TC proporciona imágenes bidimensionales detalladas que muestran la anatomía (a través de la TC) y la funcionalidad (a través de la PET). Las dos clases de imágenes (TC y PET) se pueden ver por separado o bien una superpuesta a la otra. Por lo tanto, esta técnica proporciona información útil acerca de la anatomía y la función, y puede ayudar a los médicos a identificar anomalías que afectan a la anatomía y/o a la función.

Esta técnica es particularmente útil en los cánceres de partes del cuerpo que tienen diferentes tejidos muy juntos, como el cuello y la pelvis. Facilita la localización precisa del cáncer, y puede detectar recidivas en fase temprana.

Esta prueba suele durar menos de una hora.

Desventajas de la PET

La cantidad de exposición a la radiación de la PET es similar a la de la TC. Cuando se realiza una PET y una TC durante un único examen, la dosis de radiación se incrementa de manera significativa.

Dado que los radionúclidos utilizados en la PET emiten radiación solo durante un breve periodo de tiempo, esta prueba se puede llevar a cabo únicamente si el radionúclido se produce en las inmediaciones y se puede obtener con celeridad.

La tomografía por emisión de positrones (PET) es una técnica relativamente cara y poco disponible.

Recursos en este artículo