Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Decisiones sobre el tratamiento

Por Thomas V. Jones, MD, MPH, Director, Inflammatory Diseases, Specialty Care Unit, Pfizer

El médico sopesa el riesgo potencial de un tratamiento en comparación con su posible beneficio antes de recomendar una actuación determinada.

Beneficio

A veces el beneficio del tratamiento es reducir los síntomas, por ejemplo, disminuir el dolor. Los beneficios también pueden consistir en mejorar la función, por ejemplo, ser capaz de caminar más distancia. En ocasiones, el beneficio es la curación de una enfermedad. En otras, el tratamiento reduce la futura probabilidad de acontecimientos indeseables, como las complicaciones de una enfermedad. Entonces, el beneficio es una reducción del riesgo de un acontecimiento que la persona quiere evitar.

Por ejemplo, el médico puede recomendar un fármaco para reducir el riesgo de un accidente cerebrovascular. Evalúa los resultados de un ensayo clínico controlado en el que se estudiaron a 2000 personas. Los resultados muestran que de 1000 personas a las que se les ha dado ese fármaco en particular, 20 han tenido un accidente cerebrovascular a pesar de haber tomado la medicación y que de las otras 1000 personas que no recibieron el fármaco (se les administró placebo), 40 presentaron un accidente cerebrovascular. Los resultados del estudio se pueden interpretar como que el fármaco reduce a la mitad el riesgo de accidente cerebrovascular, ya que 20 es la mitad de 40 (50% de disminución del riesgo relativo). Sin embargo, también pueden indicar que solo 20 personas de 1000 se han beneficiado (2% de disminución en el riesgo absoluto). Impresiona más decir que el riesgo de accidente cerebrovascular disminuye a la mitad a decir que hubo un descenso del riesgo de un 2%.

Riesgo

El riesgo es la probabilidad de que se produzca un desenlace perjudicial. Al describir el riesgo de perjuicio, se deberá evaluar el riesgo absoluto frente al riesgo relativo. En el ejemplo anterior, tal vez el fármaco que prevenía los accidentes cerebrovasculares causó una hemorragia grave en el 3% de las personas. Aunque el 3% no parece un gran riesgo, significa que 30 personas de cada 1000 que tomaron el medicamento habrán sufrido una hemorragia grave.

Las personas afectadas y sus médicos deberán elegir con cuidado las estadísticas que les ayudarán en la toma de decisiones. Obviamente, contrastar un «50% de mejoría» frente a un «3% de probabilidad de daños graves» hace que el tratamiento suene como una buena opción. Sin embargo, las mismas cifras también quieren decir que el tratamiento benefició a 20 de cada 1000 personas pero perjudicó a 30. Dicho de esta manera, el tratamiento no parece una buena opción. En este caso, las personas afectadas deberán sopesar la gravedad del perjuicio producido por el tratamiento frente a la gravedad de la enfermedad. Por ejemplo, si un derrame cerebral es grave, dejando a la persona incapaz de hablar o de cuidar de sí misma, y la hemorragia producida por el tratamiento solo requiere algunas transfusiones pero no cirugía y no es mortal, se puede aceptar un mayor riesgo de hemorragia para evitar el menor, pero más grave, riesgo de derrame cerebral.

¿Sabías que...?

  • Los médicos sopesan los posibles riesgos frente a los posibles beneficios de un tratamiento antes de recomendarlo.

  • Los resultados de los estudios de investigación deben ser evaluados cuidadosamente para determinar si pueden ser aplicados a una persona en particular.

Los estudios de investigación proporcionan información solo sobre el riesgo medio de perjuicio y beneficio. Pero los promedios no siempre indican al médico cómo responderá una persona en particular a ese tratamiento. Debido a esta incertidumbre, muchos estudios científicos intentan determinar las características de las personas (como la edad, otras enfermedades que tengan y los resultados de sus análisis de sangre) que puedan identificar mejor a los que tengan mayor probabilidad de salir perjudicados o beneficiados del tratamiento.

Recursos en este artículo