Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Efectos del envejecimiento en la boca

Por Linda P. Nelson, DMD, MScD, Assistant Professor of Pediatric Dentistry;Associate Pediatric Dentist, Harvard School of Dental Medicine;Children's Hospital

Con el envejecimiento, las papilas gustativas se vuelven menos sensibles. Las personas de edad avanzada pueden encontrar la comida insípida, así que, para aumentar su sabor, es posible que le añadan abundantes condimentos (especialmente sal, que puede ser perjudicial para algunas personas) o que decidan comer alimentos muy calientes, lo que puede quemar las encías. También es posible que las personas de edad avanzada sufran trastornos o tomen medicamentos que alteren su sentido del gusto. Entre estos trastornos se encuentran las infecciones de la boca, la nariz y los senos paranasales; enfermedades de las encías, cáncer bucal y enfermedades hepáticas o renales crónicas. Los medicamentos que alteran el sentido del gusto incluyen algunos fármacos empleados para tratar la hipertensión (como el captopril), el colesterol elevado (como las estatinas) o la depresión.

Con la edad aparece una ligera disminución en la producción de saliva, que puede verse aún más reducida por algunos medicamentos. La disminución de la producción de saliva causa sequedad de boca (xerostomía). Las encías pueden adelgazarse y comenzar a retroceder. La xerostomía y la retracción de las encías aumentan la probabilidad de caries. Algunos expertos también creen que la xerostomía puede provocar que el revestimiento del esófago sea más propenso a las lesiones.

A pesar de la xerostomía y de la retracción de las encías, muchas personas de edad avanzada conservan su dentadura, en especial quienes no desarrollan caries o enfermedad periodontal, una enfermedad destructiva de las encías y de las estructuras de soporte causada por la proliferación bacteriana durante largo tiempo (ver Introducción a las enfermedades periodontales). Algunas personas de edad avanzada pierden sus dientes, del todo o en parte, y requieren dentaduras postizas parciales o completas (ver Prótesis dentales). La pérdida de piezas dentales es la razón principal por la cual las personas de edad avanzada no mastican correctamente y por ello es posible que no ingieran suficientes nutrientes. Cuando dichas personas pierden sus dientes, los huesos de la mandíbula encargados de sostener las piezas dentales en su sitio se consumen (lo que se conoce como atrofia senil).

Cuando las personas envejecen, los dientes se desgastan y los músculos usados para masticar se vuelven más débiles, lo que hace que masticar sea más cansado. El esmalte dental tiende a desgastarse con la edad, lo que provoca que la dentadura se torne vulnerable a daños y caries. Sin embargo, la enfermedad periodontal constituye la principal causa de pérdida de las piezas dentales. La enfermedad periodontal tiene más posibilidades de aparecer en personas con mala higiene bucal, en fumadores y entre quienes sufren ciertos trastornos como diabetes mellitus, déficits nutricionales, leucemia o sida. Las infecciones dentales causadas por bacterias también pueden causar bolsas de pus (abscesos) en el cerebro, trombosis del seno cavernoso y fiebres sin explicación aparente.