Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Llagas e inflamación en la boca

Por David F. Murchison, DDS, MMS, Clinical Professor, Department of Biological Sciences;Clinical Professor, The University of Texas at Dallas;Texas A & M University Baylor College of Dentistry

Las llagas y la inflamación bucal (estomatitis) varían en su aspecto y tamaño y pueden afectar a cualquier zona de la boca, incluyendo los labios. Se puede producir hinchazón y enrojecimiento de la mucosa de la boca o úlceras dolorosas aisladas. Una úlcera es una llaga que se forma en la mucosa oral cuando se rompe la capa celular más superficial. Muchas úlceras aparecen de color rojo, pero algunas son blancas debido al acúmulo de células muertas y restos de comida en el interior de la parte central. Algunas llagas están sobreelevadas y se llenan de líquido, como si fuesen ampollas (en cuyo caso se denominan vesículas o bullas, dependiendo del tamaño). En raras ocasiones, la boca parece normal, a pesar de que el paciente tiene síntomas de boca inflamada (síndrome de ardor de boca).

Las úlceras benignas (no cancerosas) generalmente son dolorosas hasta que cicatrizan. El dolor dificulta la alimentación lo que, a veces, lleva a la deshidratación y la desnutrición. Algunas úlceras desaparecen, pero recurren.

Causas

Hay muchos tipos y causas de llagas en la boca. Pueden estar producidas por una infección, una enfermedad generalizada (sistémica), un irritante físico o químico, o una reacción alérgica (ver Algunas causas de llagas bucales). A menudo, la causa es desconocida. En general, dado que la secreción fisiológica de saliva ayuda a proteger el revestimiento de la boca, cualquier trastorno o situación que disminuya la producción de saliva favorece la aparición de lesiones bucales (ver Sequedad de boca).

Las causas específicas más comunes de llagas en la boca son:

  • Infecciones víricas (en especial por herpes simple y herpes zóster)

  • Otras infecciones (causadas por hongos o bacterias)

  • Heridas o irritaciones producida por alimentos o sustancias químicas

  • Consumo de tabaco

  • Fármacos (en particular quimioterápicos) y radioterapia

  • Trastornos sistémicos

Infecciones víricas

Los virus son la causa infecciosa más frecuente de llagas en la boca. El herpes labial y, con menor frecuencia, las úlceras del paladar causadas por el virus del herpes simple son quizás los más conocidos. Sin embargo, muchos otros virus pueden causar llagas en la boca. La varicela-zóster, el virus responsable de la varicela así como de las lesiones cutáneas dolorosas denominadas herpes (culebrilla), puede causar múltiples llagas en un lado de la boca. Estas son el resultado de un brote del virus, que al igual que el virus del herpes simple, nunca desaparece del organismo. De vez en cuando, el dolor permanece en la boca durante meses o años después de que las llagas hayan cicatrizado, o incluso puede existir dolor permanente.

Otras infecciones

Una infección bacteriana puede causar úlceras e inflamación de la boca. Las infecciones pueden ser causadas por un crecimiento excesivo de microorganismos que normalmente están presentes en la boca o por microorganismos recientemente introducidos, como las bacterias que causan la sífilis o la gonorrea. Las infecciones bacterianas de las piezas dentales o de las encías se pueden propagar hasta formar una bolsa llena de pus (absceso) o causar una inflamación generalizada (celulitis).

La sífilis puede producir lesiones indoloras y rojizas (chancro) que se desarrollan en la boca o en los labios durante las etapas precoces de la infección. La lesión generalmente cicatriza después de varias semanas. De 4 a 10 semanas más tarde, si el paciente con sífilis no ha recibido tratamiento, se puede formar un área blanquecina (placa mucosa) en el labio o en el interior de la boca. Tanto el chancro como la placa mucosa son altamente contagiosos y los besos pueden transmitir la enfermedad durante estos periodos. La sífilis, en etapas tardías, puede presentarse con una úlcera profunda (goma) en la lengua y el paladar. En esta fase, la enfermedad no es contagiosa.

El hongo Candida albicans es un habitante normal de la boca. Sin embargo, puede crecer en exceso en pacientes que han tomado antibióticos o corticoesteroides o que tienen un sistema inmunitario débil, como los enfermos con SIDA. Candida puede causar manchas blanquecinas similares al queso que destruyen la capa superior de la mucosa (candidiasis oral) cuando se desprenden. A veces solo aparecen lesiones rojas planas.

Lesión o irritación

Cualquier tipo de lesión o traumatismo en la boca, por ejemplo, cuando se muerde accidentalmente el interior de la mejilla o se producen arañazos por filos de las piezas dentarias, piezas rotas o dentaduras mal ajustadas, puede producir ampollas (vesículas o bullas) o formar úlceras. Por lo general, la superficie de una ampolla se rompe rápidamente, formando una úlcera.

Muchos alimentos y productos químicos pueden ser irritantes o provocar un tipo de reacción alérgica, causando llagas en la boca. Los alimentos ácidos, los aditivos con sabor a canela o los astringentes pueden ser especialmente irritantes así como algunos ingredientes que forman parte de sustancias habituales, como la pasta dentífrica, el enjuague bucal, los caramelos y las gomas de mascar.

Tabaco

El consumo de tabaco puede causar llagas en la boca. Las llagas aparecen, muy probablemente, como resultado de la exposición a agentes irritantes, tóxicos y carcinógenos que se encuentran de forma natural en el tabaco, pero también pueden ser el resultado de sus efectos desecantes sobre el revestimiento de la boca, el aumento de la temperatura, los cambios en la acidez bucal o la disminución de la resistencia a las infecciones víricas, bacterianas y por hongos.

Fármacos y radioterapia

Los medicamentos más comunes en causar úlceras bucales son ciertos fármacos antineoplásicos (quimioterápicos). Los fármacos que contienen oro, y que se utilizan para tratar la artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunitarias, también pueden causar llagas en la boca, pero rara vez se utilizan porque se comercializan otros fármacos más seguros y eficaces para el tratamiento de esos trastornos. La radioterapia también es una causa común de úlceras bucales. En raras ocasiones, se pueden producir úlceras bucales después de tomar antibióticos.

Trastornos sistémicos

Muchas enfermedades afectan a la boca, junto con otras partes del cuerpo. La enfermedad de Behçet, un proceso inflamatorio que afecta a muchos órganos, incluyendo los ojos, los genitales, la piel, las articulaciones, los vasos sanguíneos, el cerebro y el tracto gastrointestinal, puede causar úlceras orales dolorosas y recidivantes. El síndrome de Stevens-Johnson, un tipo de reacción alérgica, causa ampollas en la piel y úlceras en la boca. Algunos pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal también desarrollan úlceras en la boca. Las personas afectadas por una enfermedad celíaca grave, que está producida por una intolerancia al gluten (un componente del trigo y algunos otros cereales), a menudo desarrollan úlceras en la boca. El liquen plano, una enfermedad cutánea, en raras ocasiones puede causar úlceras bucales, aunque la mayoría de las veces estas lesiones no son tan incómodas como las de la piel. El pénfigo vulgar y el penfigoide ampolloso, ambas enfermedades de la piel, también pueden provocar la formación de ampollas en la boca.

Las deficiencias nutricionales de hierro, vitamina B y vitamina C también pueden causar llagas en la boca.

Valoración

No todas las llagas bucales requieren una evaluación inmediata por un médico. La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la evaluación de un médico y a saber qué esperar durante esta.

Signos de alarma

En las personas con lesiones en la boca, ciertos síntomas y características son motivo de preocupación por sugerir la existencia de trastornos sistémicos. Entre estos factores se incluyen los siguientes:

  • Fiebre

  • Ampollas en la piel

  • Inflamación ocular

  • Cualquier llaga en una persona con un sistema inmunitario debilitado (como las personas con infección por VIH)

Cuándo acudir al médico

Las personas con signos de alarma deben ver a un médico de inmediato. Si no tienen signos de alarma, pero el dolor es considerable, tienen malestar general y/o problemas para comer, deben acudir a un médico en el plazo de unos días. Cualquier paciente con una llaga que dure más de 10 días debe ser examinado por un dentista o un médico para asegurarse de que no se trata de una llaga maligna o precancerosa.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. El médico pregunta al paciente sobre el consumo o exposición a alimentos, fármacos u otras sustancias (como el tabaco, productos químicos, pasta de dientes, enjuagues bucales, metales, gases o polvo). El médico necesita conocer cualquier trastorno que podría causar úlceras bucales (como el herpes simple, la enfermedad de Behçet o la enfermedad inflamatoria intestinal), cualquier factor de riesgo de úlceras en la boca (como un sistema inmunitario debilitado, el cáncer o la infección por VIH), y la historia sexual del paciente.

A continuación, realiza una exploración física. Inspecciona la boca y toma nota de la ubicación y naturaleza de cualquier llaga. Posteriormente, realiza un examen general para buscar signos de enfermedades sistémicas que puedan afectar a la boca. Examina la piel, los ojos y los genitales para detectar heridas, ampollas o erupciones cutáneas.

Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren una causa de las llagas bucales y las pruebas que pueden ser necesarias (ver Algunas causas de llagas bucales).

Algunas causas de llagas bucales

Categoría

Ejemplos

Infecciones bacterianas

Boca de trinchera (gingivitis ulcerativa necrotizante aguda)

Gonorrea

Sífilis

Infecciones fúngicas o micosis

Infecciones por cándidas (más común)

Infecciones virales

Varicela (varicela zoster)

Infección por herpes simple (primaria o secundaria)

Herpes zóster (reactivación de la varicela zóster)

Otras (como la infección por virus Coxsackie, citomegalovirus, virus de Epstein-Barr o VIH, así como verrugas genitales, gripe y sarampión)

Trastornos sistémicos

Neutropenia cíclica

Eritema polimorfo o multiforme

Déficit de hierro

enfermedad de Kawasaki

Leucemia

Trastornos plaquetarios

Púrpura trombocitopénica trombótica

Déficit de vitamina B (pelagra)

Déficit de vitamina C (escorbuto)

Fármacos o sustancias

Antibióticos*

Anticonvulsivos*

Barbitúricos*

Quimioterápicos

Oro

Yoduros*

Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)*

Irritación física

Hábitos de morderse las mejillas o los labios

Dentaduras postizas con mal ajuste

Dientes afilados o rotos

Irritantes y alergias

Comidas ácidas

Reacción alérgica a los ingredientes de la pasta dentífrica, enjuagues bucales, caramelos, gomas de mascar, colorantes o lápiz de labios

Aspirina (ácido acetilsalicílico), cuando se aplica sobre los tejidos del interior de la boca

Aparatos dentales que contienen níquel o paladio

Exposición ocupacional a colorantes, metales pesados, vapores ácidos, o polvo metálico o mineral

Tabaco (mascado y/o de fumar)

Otras

Aftas de la boca (estomatitis aftosa recurrente)

Radioterapia en la cabeza o en el cuello

*Causas poco comunes de llagas en la boca.

Pruebas complementarias

  • A veces, cultivos, análisis de sangre o biopsia

La necesidad de pruebas depende de los antecedentes clínicos y la exploración física, en particular, si existen signos de alarma. Las personas afectadas por un breve episodio de llagas en la boca y sin síntomas o factores de riesgo de enfermedad sistémica, probablemente no necesiten ninguna prueba complementaria. En aquellos con varios episodios de llagas en la boca, se realizan cultivos para virus y bacterias y análisis de sangre. En llagas persistentes sin una causa obvia se puede realizar una biopsia.

La eliminación paulatina de alimentos de la dieta o el cambio de la marca de la pasta de dientes, el chicle o el enjuague bucal pueden ser útiles para determinar si un determinado alimento o producto para el cuidado de la boca está causando las úlceras.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • Evitar los alimentos y sustancias irritantes

  • Tratamientos tópicos

Se trata la causa si es conocida. Por ejemplo, se administran antibióticos en las infecciones bacterianas. Se recomienda evitar las sustancias o fármacos responsables de las llagas bucales. El cepillado frecuente y delicado con un cepillo suave y los enjuagues con agua salada pueden ayudar a evitar que las llagas se infecten.

El dolor se puede evitar eliminando los alimentos ácidos o muy salados y otras sustancias irritantes.

Tratamientos tópicos

Los medicamentos tópicos son sustancias que se aplican directamente sobre la zona afectada del cuerpo. Los tratamientos tópicos para las úlceras bucales incluyen:

  • Anestésicos

  • Recubrimientos protectores

  • Corticoesteroides

  • Cauterización láser o química

Se puede usar como enjuague bucal un anestésico como diclonina o lidocaína. Sin embargo, debido a que estos enjuagues adormecen la boca y la garganta y, por lo tanto, pueden dificultar la deglución, si los utilizan niños, estos se deben vigilar para evitar que se atraganten con el alimento. La lidocaína en preparación más espesa (lidocaína viscosa) se puede aplicar directamente sobre la llaga.

Los recubrimientos protectores que contienen sucralfato y antiácidos de aluminio-magnesio pueden ser un alivio cuando se aplican como un enjuague. Muchos médicos añaden otros ingredientes, como lidocaína y/o difenhidramina (un antihistamínico). La pasta de amlexanox es otra alternativa. Se deben evitar los enjuagues bucales que contienen alcohol (etanol), ya que en realidad pueden hacer que las llagas empeoren.

Una vez que el médico comprueba que la lesión no está producida por una infección, puede prescribir un enjuague o un gel con corticoesteroides para aplicación local sobre cada llaga.

Algunas lesiones bucales se tratan con láser de baja potencia, que alivia el dolor de forma inmediata y con frecuencia evita que la lesión reaparezca. La cauterización química de la lesión con un bastoncillo con nitrato de plata puede aliviar el dolor de manera similar, pero no es tan eficaz como el láser.

Conceptos clave

  • Una úlcera en la boca que permanece durante más de 10 días debe ser examinada por un médico o un dentista.

  • Las llagas en la boca aisladas en personas que no presenta otros síntomas o factores de riesgo para una enfermedad sistémica generalmente están producidas por una infección vírica o por una estomatitis aftosa recurrente.

  • La presencia de síntomas fuera de la boca, de una erupción o de ambas cosas sugieren la necesidad de buscar un diagnóstico de forma más rápida.

Más información

Recursos en este artículo