Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cambios de color de la lengua

Por David F. Murchison, DDS, MMS

Las papilas de la lengua pueden cambiar de color si la persona fuma, masca tabaco o ingiere ciertos alimentos o vitaminas, o bien a causa de la proliferación de determinadas bacterias de colores en la superficie de la lengua.

Puede aparecer una coloración negra en la parte superior de la lengua si se toman preparaciones de bismuto contra el malestar estomacal. Cepillar la lengua con un cepillo de dientes o rasparla con un raspador de lengua puede eliminar dicha coloración anómala.

La lengua pálida y lisa puede estar causada por una anemia por carencia de hierro (anemia ferropénica) o por una anemia perniciosa, que tiene su origen en una carencia de vitamina B12.

Una lengua de color rojo fresa puede ser el primer síntoma de escarlatina o, en un niño pequeño, el indicativo de la enfermedad de Kawasaki.

Una lengua enrojecida y lisa, juntamente con una boca dolorida, pueden indicar una inflamación general de la lengua (glositis) o bien la presencia de pelagra, un tipo de desnutrición causada por una dieta con carencia de niacina (vitamina B3).

Las manchas blanquecinas en la lengua similares a las que a veces aparecen en el interior de las mejillas pueden acompañar a:

  • Fiebre

  • Deshidratación

  • La segunda etapa de la sífilis

  • La candidiasis oral (muguet) (una infección por hongos)

  • El liquen plano (una enfermedad pruriginosa de la piel que también puede afectar a la boca)

  • Laleucoplasia (una mancha blanca plana que se desarrolla como resultado de la irritación prolongada)

  • Respirar por la boca

En el trastorno conocido como lengua geográfica, algunas áreas se vuelven blancas o amarillas, mientras que otras son rojas y lisas. Las áreas de coloración anómala suelen ir cambiando de sitio en un lapso de tiempo que va desde semanas y años. La afección es indolora por lo general y no requiere ningún tratamiento. Si la persona presenta síntomas puede ser beneficiosa la aplicación de dosis bajas de corticoesteroides.

Recursos en este artículo