Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Melanoma

(Melanoma maligno)

Por Gregory L. Wells, MD, Dartmouth Medical School and Dartmouth-Hitchcock Medical Center

El melanoma es un cáncer que se origina en las células productoras del pigmento (melanocitos).

  • Los melanomas aparecen en la piel normal o en los lunares.

  • Suelen ser manchas oscuras en la piel, irregulares, planas o elevadas, con partes de diferentes colores o con bultos negros o grises.

  • Para diagnosticar el melanoma, se realiza una biopsia.

  • Los melanomas se extirpan y, si se han extendido, se tratan con medicamentos de quimioterapia.

Los melanocitos son las células de la piel que producen pigmento y que le dan su color distintivo. La luz solar estimula a los melanocitos para producir más melanina (el pigmento que oscurece la piel) y aumenta el riesgo de melanoma.

Cada año en Estados Unidos, se diagnostica más de 75 000 personas con melanoma y cerca de 9000 mueren. Aunque el melanoma representa menos del 5% de todos los cánceres de piel diagnosticados en Estados Unidos, causa la mayoría de muertes por cáncer de piel. Cada hora, una persona muere por un melanoma en Estados Unidos.

El melanoma puede aparecer como un crecimiento cutáneo nuevo, pequeño y pigmentado sobre la piel normal, más a menudo en las zonas expuestas al sol, pero también en lunares ya existentes (ver Lunares). También puede aparecer en y dentro de los ojos, en la boca, en las zonas genitales y rectales, y en las uñas.

Los factores de riesgo del melanoma son:

  • Exposición solar (principalmente, aparición reiterada de ampollas por quemaduras de sol)

  • Exposición repetida a radiación ultravioleta A (UVA) o psoraleno (un medicamento fotoactivo) con radiación ultravioleta A (PUVA)

  • Cáncer de piel (otro melanoma u otro tipo de cáncer de piel)

  • Familiares con melanoma o muchos lunares atípicos

  • Piel clara, pecas

  • Gran número de lunares atípicos o pigmentados

  • Sistema inmunitario debilitado

El melanoma se extiende rápidamente hacia partes alejadas del cuerpo, donde continúa su crecimiento y la destrucción de tejido.

Los melanomas son de aspecto variado. Algunos son manchas planas, irregulares y marrones y con pequeños puntos negros. Otros son manchas elevadas de color marrón con puntos rojos, blancos, negros o azules. El melanoma a veces aparece como un bulto firme de color rojo, negro o gris.

Diagnóstico

Un lunar nuevo o cambios en la apariencia de uno ya existente (aumento, especialmente con un borde irregular, oscurecimiento, inflamación, coloración moteada, hemorragia, ulceración, prurito, sensibilidad al tacto y dolor) son posibles indicadores de un melanoma y por lo tanto forman el ABCDE del melanoma (ver El ABCDE del melanoma). Si estos u otros indicios llevan a considerar la existencia de un melanoma, se procederá a realizar una biopsia. El crecimiento se extirpa en su totalidad si es pequeño, o solo una parte si es grande. Posteriormente, el tejido se examina en el microscopio para determinar si el crecimiento corresponde a un melanoma y, de ser así, si se ha eliminado todo el cáncer. Si la biopsia muestra que el crecimiento es un melanoma y no se ha eliminado por completo, entonces se elimina en su totalidad.

La mayoría de crecimientos pigmentados de color oscuro que se someten a biopsia no son melanomas sino, más bien, simples lunares. Sin embargo, es preferible extirpar un lunar inocuo que permitir que un cáncer crezca. Algunos crecimientos no son ni simples lunares ni melanomas, sino algo intermedio. Estos crecimientos, denominados lunares atípicos (lunares displásicos) a veces se convierten en melanomas.

Pronóstico

El melanoma puede propagarse rápidamente y causar la muerte en un periodo de tiempo de meses desde el diagnóstico. Cuanto menos haya crecido el melanoma dentro de la piel, mayor es la probabilidad de curarlo con cirugía. Casi el 100% de los melanomas iniciales más superficiales se curan con cirugía. Sin embargo, los que tienen una profundidad mayor de 1 mm ( 1/32 inch) htienen un mayor riesgo de metastatizarse en los ganglios linfáticos y en los vasos sanguíneos. Una vez que el melanoma se ha extendido por metástasis a los ganglios linfáticos, la probabilidad de supervivencia a 5 años varía entre el 25 y el 70% dependiendo del grado de ulceración y el número de ganglios afectados. Una vez propagado a partes distantes del cuerpo, la probabilidad de supervivencia a 5 años es aproximadamente del 10%. Algunas personas viven menos de 9 meses. No obstante, el transcurso de la enfermedad varía en gran medida y depende en parte de las defensas del sistema inmunitario del organismo. Algunas personas tienen un buen estado de salud aparente durante muchos años a pesar de la propagación del melanoma.

Prevención

Dado que las largas exposiciones al Sol causan melanomas, es recomendable permanecer alejado del Sol y usar ropa protectora así como protectores solares desde la infancia más temprana. Sin embargo, se desconoce hasta qué punto estas medidas son efectivas para prevenir su aparición.

Cualquier persona que ha tenido un melanoma corre el riesgo de desarrollar otros. En consecuencia, hay que someterse a exámenes anuales de piel. Las personas con muchos lunares deben someterse a exámenes de toda la piel al menos una vez al año. También pueden aprender a examinarse a sí mismos para detectar cambios en los lunares existentes y reconocer las características que sugieren melanoma (ver El ABCDE del melanoma). En el caso de personas sin factores de riesgo, se desconoce si los exámenes anuales rutinarios reducen el número de muertes por melanoma.

Tratamiento

Los melanomas se cortan para ser tratados (a veces, mediante la cirugía micrográfica de Mohs, ver ver Cirugía micrográfica de Mohs), y se deja un borde de casi 1 cm de piel alrededor del tumor. En personas en las que los melanomas son más superficiales (es decir, que no han invadido más allá de la epidermis; denominado melanoma in situ) y que no pueden someterse a cirugía (por ejemplo, porque su salud no es buena), o han decidido no someterse a cirugía (debido a que sus melanomas están en áreas cosméticamente importantes), se pueden tratar con crema de imiquimod o se puede utilizar el frío extremo (criocirugía) para destruirlos.

Si el melanoma se ha propagado a los ganglios linfáticos, estos se pueden extraer quirúrgicamente. La quimioterapia se utiliza para tratar los melanomas que se han extendido, pero puede que no se curen. Los tratamientos que se han usado son dacarbazina, temozolamida, aldesleucina (aldesleukina), e interferón alfa. Sin embargo, los medicamentos más nuevos, como el ipilimumab y vemurafenib, se están utilizando cada vez más. Estos medicamentos a menudo pueden alcanzar las células cancerosas reales con mayor precisión que fármacos antineoplásicos ya existentes. Lo hacen mediante la identificación de los genes anormales que se producen solo en las células cancerosas. Se están investigando otros tratamientos así como otros fármacos y vacunas que estimulan el organismo para atacar las células del melanoma.

¿Sabías que...?

  • Si se diagnostica precozmente, la cirugía puede curar casi el 100% de los melanomas superficiales.

Recursos en este artículo