Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a las enfermedades ampollosas

Por Daniel M. Peraza, MD, The Geisel School of Medicine at Dartmouth

Una ampolla (bulla o vesícula, según su tamaño) es una burbuja llena de líquido que se forma debajo de una capa fina de piel muerta. El líquido es una mezcla de agua y proteínas que exuda del tejido lesionado. Las ampollas se forman con más frecuencia como respuesta a una lesión específica, como una quemadura o una irritación que, por regla general, solo afecta a las capas superiores de la piel. Estas ampollas se curan rápidamente, en general sin dejar cicatrices. Las ampollas que aparecen como parte de una enfermedad sistémica (en todo el cuerpo) comienzan en las capas más profundas de la piel y afectan a zonas extensas. Estas ampollas se curan más lentamente y pueden dejar cicatrices.

Muchas enfermedades y lesiones pueden causar ampollas, pero tres enfermedades autoinmunitarias, como son el penfigoide ampolloso, la dermatitis herpetiforme y el pénfigo vulgar, figuran entre las más graves. En una enfermedad autoinmunitaria, el sistema inmunitario (que normalmente protege el cuerpo de los invasores externos) ataca por error las células del propio organismo (ver Trastornos autoinmunitarios), en este caso la piel.