Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Queratosis pilosa

Por Peter C. Schalock, MD, Instructor in Dermatology;Assistant in Dermatology, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

La queratosis pilosa es una enfermedad frecuente en la que las células muertas se desprenden de la capa superior de la piel y forman tapones que obstruyen los orificios de los folículos pilosos.

Se desconoce su causa exacta, aunque es probable que en su origen participe un componente hereditario. Los afectados por dermatitis atópica tienen una mayor propensión a sufrir queratosis pilosa. Sin embargo, la queratosis pilosa no parece ser una hipersensibilidad ni un trastorno del sistema inmunitario.

Síntomas

Las protuberancias que aparecen en la queratosis pilosa son pequeñas y de color carne, o bien rojas y secas al tacto. Aparecen en los folículos pilosos y provocan que la piel se sienta áspera. A veces presentan unos tapones en el centro, que parecen pequeños granitos. Generalmente, estas protuberancias no producen prurito ni dolor, y solo causan alteraciones estéticas. La parte superior de los brazos, los muslos y las nalgas son con frecuencia las zonas más afectadas. La cara también puede resultar afectada, especialmente en los niños. Dichas protuberancias suelen aparecer cuando hace frío y desaparecer con el calor. La piel puede enrojecerse, y puede aparecer prurito.

Diagnóstico

  • Exploración médica de la piel

Por lo general, el médico hace el diagnóstico de queratosis pilosa en función de la apariencia y el tacto de la piel en las zonas típicamente afectadas.

Tratamiento

  • Hidratantes de la piel

  • En algunas ocasiones, tratamientos con láser

La queratosis pilosa no requiere tratamiento, a menos que a la persona la incomode la apariencia provocada por el trastorno. Los hidratantes para la piel constituyen el principal tratamiento. También puede utilizarse vaselina, cremas con ácido salicílico, ácido láctico, urea o tretinoína.

Los médicos pueden usar un láser de colorante pulsado (ver Uso de láser para tratar problemas cutáneos) para tratar el enrojecimiento facial, si está presente y es molesto para la persona.

La queratosis pilosa puede volver a aparecer al suspender el tratamiento.

Recursos en este artículo