Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Hidradenitis supurativa

Por A. Damian Dhar, MD, JD

La hidradenitis supurativa es la inflamación de las glándulas sudoríparas apocrinas; produce fibrosis, inflamación y acumulaciones de pus en la piel, y causa dolor.

La hidradenitis supurativa aparece en algunas personas después de la pubertad a causa de un bloqueo crónico de las glándulas sudoríparas apocrinas (las glándulas sudoríparas localizadas debajo de los brazos, en la ingle y alrededor de los pezones y el ano). Los médicos no saben por qué se produce la obstrucción, pero no está relacionada con el uso de desodorantes, polvos ni con el afeitado de las axilas. La obstrucción ocasiona inflamación y ruptura de las glándulas, lo que a veces conlleva una infección causada por varias bacterias. Los abscesos (bolsas llenas de pus) producidos son hipersensibles, dolorosos, malolientes y tienden a reaparecer. Al cabo de varios episodios, la piel en la zona se vuelve gruesa y presenta cicatrices. A menudo, se forman canales permanentes (trayectos fistulosos) entre el absceso y la superficie de la piel, y supuran.

La hidradenitis supurativa puede ser leve y causar solo algunos abscesos, o bien provocar muchos abscesos y trayectos fistulosos y ser una afección grave.

La hidradenitis supurativa se asemeja a los abscesos comunes de la piel. El médico establece el diagnóstico según la localización de los abscesos y por el hecho de que reaparecen con frecuencia. En algunas ocasiones los médicos toman muestras del pus de los abscesos profundos e identifican las bacterias en el laboratorio (cultivo).

En los casos leves, el médico inyecta un corticoesteroide en la zona y prescribe cinc y antibióticos, como tetraciclina o eritromicina, por vía oral. La clindamicina y el resorcinol aplicados sobre la piel (por vía tópica) también son eficaces. Para las personas con casos de gravedad moderada, el médico receta antibióticos orales que se administran durante un periodo prolongado (2-3 meses) y puede abrir el absceso para drenar el pus. En mujeres, pueden administrarse fármacos que bloqueen los efectos de las hormonas sexuales masculinas, como los anticonceptivos orales, la espironolactona o la finasterida. Los trayectos fistulosos se abren y drenan. En los casos graves, el médico administra infliximab (por vía intravenosa), adalimumab (mediante inyección), o la isotretinoína (por vía oral) para reducir la inflamación. Si el trastorno persiste, el médico corta la zona afectada y luego repara la piel o realiza un injerto; también se ha utilizado el tratamiento con láser.

A pesar de que no va a curar la enfermedad, las personas con hidradenitis supurativa deben mantener una buena higiene de la piel y minimizar las lesiones tratando la piel con suavidad. Puede ser de ayuda, el apoyo psicológico y evitar una alimentación con un índice glucémico alto.

Recursos en este artículo