Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Impétigo y ectima

Por A. Damian Dhar, MD, JD

El impétigo es una infección de la piel causada por el Staphylococcus aureus, el Streptococcus pyogenes, o ambos; provoca la aparición de úlceras costrosas, amarillentas y a veces pequeñas ampollas llenas de un líquido amarillo. El ectima es una forma de impétigo que causa llagas más profundas en la piel.

El impétigo es bastante frecuente. En la mayoría de los casos afecta a los niños. Puede producirse en cualquier parte del cuerpo, pero por lo general aparece en la cara, en los brazos y en las piernas. Las ampollas que pueden formarse (impétigo ampolloso) varían de tamaño y perduran días o semanas. El impétigo suele aparecer en zonas sin alteraciones cutáneas, pero también puede presentarse después de una lesión o una enfermedad que origine una alteración en la piel, como una infección micótica, una quemadura solar o la picadura de insecto. La falta de higiene y un ambiente húmedo también son factores de riesgo. Algunas personas tienen bacterias de estafilococos o estreptococos viviendo en la nariz sin causar enfermedades (se las considera portadores nasales); estas bacterias nasales pueden causar infecciones repetidas en la persona en cuestión y en otros individuos.

El impétigo y el ectima producen prurito y un ligero dolor. El prurito a menudo conduce a que la persona se rasque en una zona extensa, especialmente los niños, lo que contribuye a la propagación de la infección. El impétigo es muy contagioso, tanto a zonas distintas en la piel de la persona afectada como a otras personas. Por lo general, el impétigo causa una agrupación de pequeñas ampollas que revientan y forman una costra de color miel sobre las llagas. El impétigo ampolloso es similar, con la diferencia de que las llagas suelen crecer y forman rápidamente ampollas mayores. Al reventar, las ampollas exponen su amplia base, que se cubre con una costra o barniz de color miel.

El ectima se caracteriza por úlceras pequeñas y superficiales que se extienden a capas profundas de la piel y la destruyen; a menudo contienen pus. La costra que cubre las úlceras es más gruesa que la causada por el impétigo y es de color marrón-negruzco. La zona que rodea las úlceras es de color rojo con tonos morados y está hinchada.

Los médicos realizan el diagnóstico en función del aspecto de la erupción. En la persona con infecciones repetidas, se toma un frotis de la nariz y se envía al laboratorio para determinar si es portadora nasal de estafilococos o estreptococos.

La zona afectada debe lavarse suavemente con agua y jabón varias veces al día para eliminar cualquier costra. Las áreas pequeñas se tratan con pomadas o cremas antibióticas que se aplican directamente sobre la piel (vía tópica). Si hay zonas grandes afectadas o no se curan con antibióticos tópicos, puede precisarse la administración de un antibiótico por vía oral. A los portadores nasales se les trata con antibióticos tópicos aplicados en las fosas nasales.

Recursos en este artículo