Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tiña inguinal (tinea cruris)

Por Denise M. Aaron, MD, Assistant Professor of Surgery;Staff Physician, Dartmouth-Hitchcock Medical Center;Veterans Administration Medical Center, White River Junction

El prurito del deportista es una infección por dermatofitos (hongos) de la ingle.

  • Los síntomas de tinea cruris incluyen una erupción pruriginosa, que puede ser dolorosa.

  • Los médicos establecen el diagnóstico basándose en la exploración física de la ingle.

  • El tratamiento incluye la aplicación de antimicóticos, ya sea directamente en la zona afectada (tópica) o en algunas ocasiones por vía oral.

La tiña crural es un tipo de dermatofitosis. El causante principal de la tiña crural es Trichophyton. Esta infección es más común en los hombres porque la humedad puede quedar atrapada entre el escroto y el muslo. La tiña crural se desarrolla con mayor frecuencia en climas cálidos o con el uso de ropa húmeda y apretada. Las personas obesas están en riesgo porque los pliegues de la piel retienen la humedad.

La infección empieza en los pliegues de la piel de la zona genital y puede extenderse hacia la parte superior interna de los muslos, de uno o de ambos. Por lo general, la afectación del escroto es mínima o nula. La erupción tiene un borde escamoso de color rosado. La tiña crural causa un prurito bastante intenso y dolor. Esta infección tiende a producir recidivas, en especial en las personas con onicomicosis o pie de atleta (tiña del pie), porque los hongos pueden propagarse de esas infecciones a la ingle. Los brotes se producen con mayor frecuencia durante el verano.

Diagnóstico

  • Exploración médica de la zona de la ingle

  • A veces, exploración de un raspado cutáneo

Por lo general, el diagnóstico de tinea cruris resulta evidente para el médico después de la exploración física.

Si el diagnóstico no resulta evidente, puede hacerse un raspado cutáneo y examinarlo al microscopio.

Tratamiento

  • Fármacos antifúngicos aplicados en la piel o a veces tomados por vía oral

El tratamiento de la tiña crural consiste en una crema o loción antifúngica (como miconazol, naftifina, ketoconazol o clotrimazol).

Pueden ser necesarios fármacos por vía oral (como itraconazol o terbinafina) en caso de infecciones extensas, inflamación o infecciones difíciles de curar.