Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dermatitis de contacto

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

La dermatitis de contacto es la inflamación de la piel causada por el contacto directo con una sustancia concreta. La erupción es muy pruriginosa, está confinada a una zona específica, y con frecuencia tiene límites claramente definidos.

Las sustancias pueden causar inflamación de la piel por dos mecanismos: irritación (dermatitis de contacto irritante) o reacción alérgica (dermatitis de contacto alérgica).

Dermatitis de contacto irritante

Este tipo de dermatitis, que representa el 80% de los casos de dermatitis de contacto, se produce cuando una sustancia química causa una lesión directa en la piel. La dermatitis de contacto irritante es más dolorosa que pruriginosa. Las sustancias irritantes típicas son los ácidos, los álcalis (como los quitamanchas), los disolventes (como la acetona de los quitaesmaltes de uñas), los jabones fuertes y las plantas (como las flores de pascua o Poinsetia y los pimientos). Los fluidos corporales (como la orina y la saliva) también pueden irritar la piel. Algunos de estas sustancias químicas producen alteraciones en la piel en pocos minutos, mientras que otras necesitan un tiempo de exposición más largo. La sensibilidad de la piel a los irritantes varía según las personas. Incluso los jabones y detergentes suaves pueden irritar la piel de algunas personas después de un contacto frecuente o prolongado.

Dermatitis de contacto alérgica

Este tipo de dermatitis es una reacción del sistema inmunitario a una sustancia que se ha puesto en contacto con la piel. En ocasiones puede desarrollarse sensibilidad solo con una exposición; en otras, la sensibilización se produce después de muchas exposiciones a la sustancia. Cuando una persona está sensibilizada, la siguiente exposición causa prurito intenso y dermatitis en un plazo de 4 a 24 horas, aunque en algunos casos, especialmente en las personas mayores, no aparece ninguna reacción antes de 3 o 4 días.

Miles de sustancias pueden producir dermatitis de contacto alérgica. Las más frecuentes son algunas sustancias que se encuentran en las plantas (como la hiedra venenosa), el caucho (látex), los antibióticos, las fragancias, los conservantes y algunos metales (como el níquel y el cobalto). Alrededor del 10% de las mujeres son alérgicas al níquel, un componente habitual de las joyas. Una persona puede usar determinadas sustancias (o exponerse a ellas) durante años sin ningún problema y, repentinamente, desarrollar una reacción alérgica. Incluso las pomadas, las cremas y las lociones usadas en el tratamiento de la dermatitis pueden provocar esta reacción. También es posible desarrollar una dermatitis tras entrar en contacto con cualquier material que se manipule o se toque mientras se trabaja (dermatitis laboral u ocupacional).

En algunas ocasiones, la dermatitis de contacto aparece por tocar determinadas sustancias y luego exponer la piel a la luz solar (dermatitis de contacto fotoalérgica o fototóxica). Entre estas sustancias se encuentran los filtros solares, las lociones para después del afeitado, ciertos perfumes, determinados antibióticos tópicos, el alquitrán de hulla y los aceites.

Síntomas

Independientemente de la causa o del tipo, la dermatitis de contacto produce prurito y erupción. El prurito suele ser intenso, pero la erupción varía desde un enrojecimiento leve y de corta duración hasta una hinchazón importante y con grandes ampollas. Lo más frecuente es que la erupción tenga diminutas ampollas (vesículas). La erupción solo aparece en las zonas que han estado en contacto con la sustancia. Sin embargo, la erupción aparece antes en las áreas de la piel finas y sensibles, y luego en zonas de piel más gruesa o donde ha habido menos contacto con la sustancia, lo que da la impresión de que la erupción se ha diseminado. Por tocar la erupción o el líquido de las ampollas la dermatitis de contacto no se contagia a otras personas ni se extiende a otras partes del cuerpo que no han estado en contacto con la sustancia.

Diagnóstico

Determinar la causa de la dermatitis de contacto no siempre es fácil. Para ello hay que considerar en cada persona la ocupación, las aficiones, las tareas del hogar, las vacaciones, la ropa, el uso de fármacos tópicos o de cosméticos, y las actividades de los miembros del hogar. La mayoría de la gente no es consciente de todas las sustancias que tocan su piel. A menudo, la localización de la erupción inicial proporciona una pista importante, en particular si aparece debajo de una prenda de vestir o de una joya, o solo en zonas expuestas a la luz solar. Sin embargo, muchas sustancias que se tocan con las manos se transmiten de manera involuntaria a la cara, donde la piel facial, más sensible, puede reaccionar aunque las manos no lo hagan.

Una prueba de provocación, en la cual una sustancia sospechosa de ser la causa se aplica lejos de la zona original de la dermatitis de contacto (habitualmente en el antebrazo), es útil en el caso de los perfumes, los champús y otras sustancias usadas en el hogar.

Si después de un proceso de eliminación aún no puede determinarse la causa de una dermatitis de contacto, suele realizarse una prueba del parche. Para ello se colocan sobre la piel pequeños parches que contienen sustancias que por lo general causan dermatitis, y se mantiene 1 a 2 días para ver si se desarrolla una erupción bajo alguno de ellos. Aunque es muy útil, la prueba del parche es complicada, ya que las personas pueden ser sensibles a muchas sustancias, y la incluida en el parche al cual reaccionan puede no ser la causa de la dermatitis. Se tiene que decidir las sustancias a probar teniendo en cuenta aquellas a las que esa persona puede haber estado expuesta.

Prevención

Para prevenir la dermatitis de contacto debe evitarse el contacto con la sustancia causante. Si se produce el contacto, el material debe ser eliminado de la piel de inmediato con agua y jabón. El uso de guantes y de ropa protectora puede ser útil si existen factores de riesgo de exposición. También se encuentran disponibles cremas oclusivas que impiden el contacto de ciertas sustancias, como el veneno de la hiedra venenosa y las resinas epoxi, con la piel. La desensibilización a la sustancia causante mediante inyecciones o comprimidos no es eficaz para evitar la dermatitis de contacto.

Tratamiento

El tratamiento no suele ser efectivo mientras prosiga el contacto con la sustancia causante del problema. Una vez eliminada la sustancia, el enrojecimiento suele desaparecer en 1 semana. Las ampollas continúan exudando y formando costras, pero se secan rápidamente. La descamación residual, el prurito y el engrosamiento temporal de la piel pueden durar días o semanas.

El prurito y las ampollas pueden aliviarse con diversos medicamentos tópicos u orales (ver Prurito : Tratamiento). El prurito de las áreas pequeñas con dermatitis también suele calmarse mediante la aplicación de una gasa o tela fina empapada en agua fría o acetato de aluminio (solución de Burow) varias veces al día durante una hora. Las zonas más grandes se tratan con baños cortos de agua fría con o sin avena coloidal.

A menudo se aplica un corticoesteroide sobre la piel afectada. También puede ayudar un preparado de hidrocortisona de venta libre. En caso contrario, se receta una crema con corticoesteroides. Si la erupción es especialmente grave, puede tomarse un corticoesteroide por vía oral. Si el prurito es intenso, puede considerarse la administración de hidroxicina o difenhidramina (antihistamínicos) por vía oral.

Recursos en este artículo