Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dermatitis seborreica

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

La dermatitis seborreica es una inflamación crónica que produce escamas amarillas y grasientas en el cuero cabelludo y la cara, y a veces en otras áreas.

Se desconoce su causa. La dermatitis seborreica se presenta con mayor frecuencia en los lactantes, por lo general en los primeros 3 meses de vida, y en los adultos de 30 a 70 años de edad. Este trastorno es más frecuente en los varones, a menudo tiene carácter familiar, y es más grave en los climas fríos. El 85% de las personas con sida padecen algún tipo de dermatitis seborreica. La dermatitis seborreica también es habitual en las personas con enfermedad de Parkinson.

Síntomas

La dermatitis seborreica suele comenzar gradualmente, produce una descamación seca o grasienta en el cuero cabelludo (caspa), a veces con prurito, pero sin pérdida del cabello. En los casos más graves aparecen granos escamosos amarillentos o rojizos en la línea del pelo, detrás de las orejas, en el conducto auditivo, las cejas, el puente y alrededor de la nariz, el tórax y la parte superior de la espalda. En los lactantes menores de 1 mes, la dermatitis seborreica produce una erupción costrosa, amarilla y gruesa (gorra del lactante), y algunas veces una descamación amarilla detrás de las orejas, además de granos rojos en la cara. Con frecuencia, la erupción del cuero cabelludo viene acompañada por una dermatitis del pañal persistente. Algunos niños mayores y adultos desarrollan una erupción gruesa, persistente y con grandes escamas en el cuero cabelludo.

Tratamiento

En los adultos y los niños mayores, el cuero cabelludo puede tratarse con champús que contengan piritionato de cinc, sulfuro de selenio, ácido salicílico, azufre o brea. Suele usarse un champú medicinal a diario o en días alternos hasta controlar la dermatitis, y luego 2 veces por semana. El ketoconazol en crema (un fármaco antifúngico) también suele ser eficaz. Si aparecen costras gruesas y escamas, pueden eliminarse con la aplicación nocturna de corticoesteroides o ácido salicílico en el cuero cabelludo, que luego se cubre con un gorro de baño.

Por lo general, el tratamiento debe continuarse durante varias semanas. Si la dermatitis reaparece después de suspender el tratamiento, puede comenzarse de nuevo. También se aplican corticoesteroides tópicos en la cabeza y otras áreas afectadas. En la cara deben usarse solo corticoesteroides de baja potencia, como la hidrocortisona al 1%. Incluso los corticoesteroides de baja potencia deben utilizarse con precaución, porque su uso prolongado puede reducir el grosor de la piel y causar otros problemas.

A los lactantes y los niños pequeños que presentan una erupción costrosa gruesa en el cuero cabelludo, a la hora de acostarse se les puede frotar suavemente sobre la erupción, con un cepillo de dientes blando, ácido salicílico al 2% en aceite de oliva o un gel con corticoesteroide. El cuero cabelludo también puede lavarse a diario con un champú infantil suave y frotarlo con una crema que contenga hidrocortisona al 1%.

Recursos en este artículo