Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Ictiosis

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

La ictiosis es la descamación y el desprendimiento de la piel que va desde la sequedad leve pero molesta hasta una grave enfermedad cutánea desfigurante.

La ictiosis es una forma grave de piel seca. La ictiosis provoca la descamación de cantidades excesivas de piel. Las escamas son áreas donde se acumulan células cutáneas muertas, que ofrecen una apariencia de parche escamoso, seco y rugoso.

A diferencia del xeroderma, que es la piel seca ordinaria, la ictiosis es la piel seca provocada por un trastorno hereditario (denominado ictiosis hereditaria) o por varios trastornos o sustancias químicas (lo que se denomina ictiosis adquirida).

Ictiosis hereditarias

Las ictiosis hereditarias (las formas más comunes) son el resultado de mutaciones genéticas que por lo general se transmiten de padres a hijos, pero que a veces se producen de forma espontánea. Las ictiosis hereditarias pueden observarse desde el nacimiento o bien desarrollarse durante el periodo de lactancia o la infancia. Existen muchos tipos diferentes de ictiosis hereditarias. Algunos afectan sólo a la piel, y otras forman parte de trastornos hereditarios que afectan a otros órganos.

Dependiendo de la forma, la escama puede ser fina o puede ser grande, gruesa y verrugosa. Las escama puede formarse sólo en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, o pueden cubrir la mayor parte del cuerpo. Algunas formas causan ampollas, que pueden provocar infecciones bacterianas.

Ictiosis adquiridas

Las ictiosis adquiridas pueden estar causadas por varios trastornos internos, como una glándula tiroidea hipoactiva (hipotiroidismo), un linfoma o el sida (ver Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida)). Algunos medicamentos pueden causar ictiosis adquirida (tales como el ácido nicotínico, el triparanol y las butirofenonas). Las ictiosis adquiridas suelen desarrollarse en la edad adulta.

Diagnóstico de la ictiosis

  • Aparición de escamas características

  • Para ictiosis heredadas, pruebas y consulta con un especialista en genética

  • Para las ictiosis adquiridas, en algunas ocasiones biopsia de piel

Las ictiosis hereditarias se diagnostican cuando los niños nacen con, o desarrollan, las escamas características en la piel. Los médicos hacen pruebas y consultan a expertos en genética (genetistas) para determinar la causa de las ictiosis hereditarias.

Las ictiosis adquiridas se diagnostican cuando una persona desarrolla la descamación típica después de tomar un fármaco o de sufrir una enfermedad interna. Los médicos pueden hacer una biopsia cutánea para determinar una causa interna.

Tratamiento de la ictiosis

  • Hidratantes

  • Para las ictiosis adquiridas, tratamiento de la causa

  • Para la ictiosis heredada, medicamentos derivados de la vitamina A (con receta médica)

  • Para una posible infección, antibióticos

Para la ictiosis adquirida, el trastorno subyacente se trata, o bien se interrumpe el tratamiento con el fármaco causante de la ictiosis. Otros tratamientos incluyen mantener la piel humectada con cremas hidratantes y evitar que la piel se seque.

Las cremas hidratantes que contienen vaselina, aceite mineral, ácido salicílico o ácido láctico, lactato de amonio, ceramidas o urea deben aplicarse inmediatamente después del baño, mientras la piel está todavía húmeda. El exceso de crema hidratante puede eliminarse secándose con una toalla.

Para ayudar a eliminar las escamas, los adultos pueden aplicar una solución de propilenglicol en agua a las zonas afectadas después del baño. A continuación, dichas áreas se cubren con un film plástico delgado, o con una bolsa de plástico, durante toda la noche. La solución se puede aplicar en niños dos veces al día, pero no se utiliza film de recubrimiento.

En la ictiosis heredada, las cremas o pastillas que contengan sustancias derivadas de la vitamina A, como el retinoide tretinoína, ayudan a la piel a desprenderse del exceso de escamas.

A las personas con riesgo de infección bacteriana pueden administrárseles antibióticos por vía oral.

Recursos en este artículo