Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a la radiación solar y las lesiones de la piel

Por Robert J. MacNeal, MD, Maine Medical Center

La luz solar estimula la producción de vitamina D, ayuda a controlar algunos trastornos crónicos de la piel (como la psoriasis) y causa una sensación de bienestar. No obstante, también puede producir daños en la piel, que incluyen desde quemaduras solares dolorosas (ver Quemadura solar) hasta cánceres de piel, arrugas y otros cambios asociados con el envejecimiento de la piel, e incluso reacciones alérgicas y empeoramiento de algunas enfermedades cutáneas (ver Reacciones de fotosensibilidad). La piel protege al resto del cuerpo de la acción de los rayos solares.

Luz ultravioleta

La luz ultravioleta (UV), aunque invisible al ojo humano, es el componente de la luz solar con mayor efecto sobre la piel. Se clasifica en tres tipos: ultravioleta A (UVA), ultravioleta B (UVB) y ultravioleta C (UVC), según sea la longitud de onda.

La luz ultravioleta (de todo tipo) daña el ácido desoxirribonucleico (ADN, el material genético del cuerpo) y puede acabar provocando cáncer. La radiación UV también tiene efectos negativos, como el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de arrugas. La luz UV, especialmente la UVB, también puede producir quemaduras solares. No existe un nivel seguro de radiación UV.

La cantidad de radiación UV que alcanza la superficie de la Tierra está aumentando, en especial en las latitudes septentrionales. Este aumento se debe a la disminución de la capa protectora de ozono en la atmósfera. El ozono, una sustancia química natural, bloquea la mayor parte de la radiación UV antes de que alcance la superficie terrestre. Las reacciones químicas entre el ozono y los clorofluorocarbonos (sustancias químicas en los refrigerantes y en los propelentes de los aerosoles) están reduciendo la cantidad de ozono en esta capa protectora. La cantidad de radiación UV que alcanza la superficie de la Tierra también varía dependiendo de otros factores. La luz UV es más intensa entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde en verano, y en altitudes más altas y latitudes más bajas (como en el ecuador). Los cristales, las nubes densas, el humo y la contaminación absorben mucha luz UV, pero esta puede pasar a través de nubes ligeras, de la niebla y de unos 30 cm de agua limpia, conservando la posibilidad de provocar quemaduras graves.

Protección natural

La piel experimenta ciertos cambios cuando se expone a la luz UV para protegerse contra el daño. La epidermis (la capa más superficial de la piel) se engrosa y bloquea la luz UV. Los melanocitos (células de la piel que producen pigmento) aumentan la cantidad de melanina, que oscurece la piel y da lugar al bronceado. Este proporciona cierta protección natural contra cualquier exposición posterior a la radiación UV, porque la melanina absorbe la energía de la luz UV y evita que dañe a las células cutáneas y penetre hasta tejidos más profundos, pero no tiene otros beneficios para la salud. Broncearse únicamente por estar bronceado es peligroso para la salud (ver ¿Es saludable broncearse?).

La sensibilidad a la luz solar varía según la cantidad de melanina en la piel. Las personas de piel oscura tienen más melanina y, por consiguiente, mayor protección propia contra los efectos perjudiciales del sol, pero siguen siendo vulnerables a las lesiones solares y a los efectos a largo plazo de la exposición a la luz UV. La cantidad de melanina presente en la piel depende de factores hereditarios, así como de la cantidad de exposición solar reciente. Algunas personas pueden producir una gran cantidad de melanina en respuesta a la luz UV, mientras que otras producen muy poca. Los rubios y los pelirrojos son especialmente sensibles a los efectos de la radiación UV a corto y largo plazo, ya que no pueden producir suficiente melanina. La melanina de su piel también se distribuye de manera desigual, y por eso aparecen pecas. Los afectados por vitíligo (ver Vitíligo) tienen áreas de piel sin pigmento. Los albinos (ver Albinismo) producen poca o ninguna melanina.

Radiación solar y lesiones de la piel

La exposición a la luz solar envejece la piel de manera prematura. El daño cutáneo causado por la exposición prolongada a la luz solar se conoce como fotoenvejecimiento. La exposición a la luz ultravioleta causa arrugas finas y gruesas, pigmentación irregular, grandes manchas en forma de pecas llamadas lentigos, tez amarillenta y una textura áspera y coriácea de la piel. Aunque las de piel clara son mucho más vulnerables, cualquier persona experimentará estos cambios con suficiente exposición.

Cuanta más exposición a la radiación solar, más alto es el riesgo de desarrollar un cáncer de piel (ver Introducción al cáncer de piel), incluidos el carcinoma de células escamosas, el carcinoma basocelular (o carcinoma de células basales) y el melanoma maligno. El cáncer de piel es especialmente frecuente entre las personas que se expusieron ampliamente a la luz solar cuando eran niños o adolescentes y entre las que están expuestas continuamente a la luz solar como parte de su profesión o actividades recreativas (como los deportistas, agricultores, ganaderos, marineros y personas que toman el sol de manera habitual). Además, la exposición a la radiación UV en los salones de bronceado aumenta el riesgo de cáncer de piel y daños en la piel.

Tratamiento

Para reducir al mínimo los efectos nocivos del Sol es especialmente importante llevar ropa protectora y aplicar filtros solares para evitar una mayor exposición al sol (ver Quemadura solar : Prevención de las quemaduras solares). Una vez producida una lesión, es difícil de revertir. Las cremas hidratantes disimulan temporalmente las arrugas, y el maquillaje es eficaz para ocultar imperfecciones en el color de la piel (como las pecas, las manchas solares y los lentigos), así como algunas arrugas finas. Los tratamientos como la exfoliación a base de productos químicos, los ácidos alfa-hidroxi, la tretinoína en crema y el tratamiento con láser pueden mejorar el aspecto de las arrugas finas y de la pigmentación irregular. Sin embargo, las arrugas profundas y las lesiones importantes de la piel son difíciles de tratar.

Recursos en este artículo