Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Onicomicosis

(Tinea unguium)

Por Wingfield E. Rehmus, MD, MPH, University of British Columbia

La onicomicosis es una infección por hongos.

Alrededor del 10% de las personas tienen onicomicosis, las cuales afectan más a menudo a las uñas de los pies que a las de las manos. Es más prevalente entre las personas mayores, especialmente los hombres, y entre las personas con mala circulación en los pies (enfermedad arterial periférica, [ver Cuidado de los pies]), diabetes (ver Los pies en presencia de diabetes), un sistema inmunitario debilitado (causado por un trastorno o por un fármaco), pie de atleta (ver Pie de atleta) o distrofias ungueales (onicodistrofias) (ver Deformidades, distrofias y coloración de las uñas). Los hongos se pueden contagiar por contacto con una persona infectada o con una superficie como el suelo de un cuarto de baño, donde el hongo está presente.

La onicomicosis se repite a menudo.

Síntomas

Las uñas infectadas tienen una apariencia anormal, pero no producen prurito ni dolor. En las infecciones leves, las uñas presentan manchas de coloración blanquecina o amarillenta. Un depósito blanco calizo puede extenderse lentamente por debajo de la superficie de la uña. En infecciones más graves, las uñas se engruesan y aparecen deformadas y coloreadas, Pueden separarse del lecho ungueal (ver Tumores de uñas). Habitualmente, los residuos de la uña infectada se acumulan bajo su borde libre.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se realiza en función del aspecto de las uñas. Para confirmarlo, se examina una muestra de los residuos de la uña en el microscopio y a veces se hace un cultivo para determinar qué hongo ha causado la infección.

Estas infecciones por hongos son difíciles de curar, pero por lo general no causan complicaciones, por lo que se recomienda el tratamiento sólo si los síntomas son particularmente graves o molestos o si la persona corre riesgo de complicaciones. Por ejemplo, las personas con diabetes o con enfermedad vascular periférica y onicomicosis corren riesgo de desarrollar una infección potencialmente grave de la piel y de los tejidos blandos de los pies y las piernas (llamada celulitis, ver Celulitis). Si se desea el tratamiento, el médico por lo general debe recetar un fármaco que se toma por vía oral, como el itraconazol o la terbinafina. Estos fármacos antifúngicos se toman durante mucho tiempo (unos 3 meses), e incluso después de 3 meses de tratamiento, la uña puede seguir teniendo un aspecto anómalo. No obstante, dichos fármacos permanecen adheridos a la placa ungueal (la parte dura de la uña) y por lo tanto siguen siendo efectivos después de suspender el tratamiento. La uña deformada o coloreada ya existente no mejora, pero la nueva uña en crecimiento debe parecer normal. El ciclopirox es un fármaco antifúngico que se mezcla con una laca de uñas, pero no es muy eficaz cuando se utiliza sin fármacos tomados por vía oral. El efinaconazole es un nuevo fármaco antifúngico que se puede aplicar directamente sobre la uña, pero aún no está disponible en Estados Unidos. No es tan eficaz como los fármacos tomados por vía oral, pero puede aumentar la posibilidad de curar la infección cuando se toma junto con un fármaco por vía oral. También puede ser tomado por personas que no pueden tomar uno de los fármacos por vía oral.

Actualmente se está estudiando el tratamiento con láser. Una formulación a base de aceite de eucalipto, alcanfor, mentol, timol (aceite de tomillo), aceite de trementina, aceite de nuez moscada y aceite de hoja de cedro (como en el producto de venta sin receta Vicks® VapoRub®) se ha demostrado eficaz en algunas personas.

Para reducir la posibilidad de recidivas, las uñas deben mantenerse cortas, los pies deben secarse después del baño (incluyendo la zona situada entre los dedos) y deben utilizarse calcetines absorbentes, además de polvos antimicóticos para los pies. Los zapatos viejos pueden albergar una elevada densidad de esporas de hongos, y si es posible, no deben utilizarse.

Recursos en este artículo