Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Anemia por enfermedad crónica

(Anemia de reutilización de hierro)

Por Alan E. Lichtin, MD, Associate Professor;Staff Hematologist-Oncologist, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine;Cleveland Clinic

Algunas enfermedades crónicas ralentizan la producción de glóbulos rojos (eritrocitos) y a veces disminuyen la supervivencia de estos, dando como resultado una anemia.

Las enfermedades crónicas cursan generalmente con anemia, sobre todo en personas mayores. Enfermedades tales como infecciones, inflamación y cáncer inhiben la producción de glóbulos rojos en la médula ósea. Algunas enfermedades también disminuyen la vida útil de los glóbulos rojos. Cuando existe inhibición, en general, no suele ser grave; por ello, la anemia cursa lentamente y solo se hace evidente después de un tiempo. Los problemas vinculados a la forma en la que el organismo utiliza el hierro, contribuyen a la anemia de las enfermedades crónicas. Dado que la médula ósea es incapaz de utilizar el hierro almacenado para crear nuevos glóbulos rojos (eritrocitos), este tipo de anemia se conoce como anemia de reutilización de hierro.

Dado que suele ser leve y de curso lento, no produce síntomas o bien son escasos. Cuando aparecen los síntomas, se producen, por lo general, por la enfermedad causante de la anemia y no por la anemia misma. No hay pruebas de laboratorio específicas, así que el diagnóstico se realiza por exclusión de otras causas.

Dado que no existe ningún tratamiento específico para este tipo de anemia, los médicos tratan el trastorno que la produce. Si no hay respuesta al tratamiento, se administra eritropoyetina o darbopoetina, fármacos que estimulan la médula ósea para producir glóbulos rojos. Tomar hierro adicional o vitaminas no es de utilidad. En algunas ocasiones, muy raras, en que la anemia se agrava, las transfusiones son beneficiosas.