Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Exceso secundario de hierro

Por Candido E. Rivera, MD, Mayo Clinic

El exceso secundario de hierro tiene lugar cuando este se acumula en el cuerpo, debido a la ingesta de demasiados suplementos de hierro, a la recepción de un gran número de transfusiones de sangre, o a un trastorno en el cual no se pueden formar glóbulos rojos (eritrocitos) de forma eficiente.

  • A menudo se siente debilidad y cansancio.

  • El diagnóstico se basa en los análisis de sangre para medir los niveles de hierro.

  • El tratamiento es por lo general con medicamentos que se unen al hierro y lo eliminan del cuerpo (quelación).

Las complicaciones graves son menos frecuentes que en los casos de hemocromatosis (ver Hemocromatosis). Sin embargo, algunas personas desarrollan complicaciones relacionadas con el corazón, el hígado y el sistema endocrino.

Causas

El exceso secundario de hierro ocurre típicamente en caso de trastornos que alteran la producción de glóbulos rojos. Dichos trastornos incluyen:

  • Los trastornos hereditarios de la estructura o la función de la hemoglobina (por ejemplo, la anemia de células falciformes [anemia drepanocítica o drepanocitosis], la talasemia o las anemias sideroblásticas)

  • Los trastornos que causan la descomposición anormal de glóbulos rojos o eritrocitos (anemia hemolítica)

  • Los trastornos causados por los glóbulos rojos mal formados (mielodisplasia)

En tales trastornos, el cuerpo a veces aumenta la cantidad de hierro que absorbe. Sin embargo, no siempre puede utilizar todo el hierro debido a la dificultad de producir nuevos glóbulos rojos. En tales casos, puede producirse un exceso de hierro.

También puede acumularse en el cuerpo en caso de ingesta excesiva a partir de:

  • Tratamiento consistente en cantidades excesivas de hierro o en suplementos de hierro ingeridos durante mucho tiempo

  • Transfusiones de sangre repetidas

Los hombres y las mujeres posmenopáusicas generalmente no necesitan tomar suplementos de hierro. Si lo hacen, pueden tener un exceso de hierro en el cuerpo, aunque por lo general no es suficiente para ser peligroso.

Síntomas

En caso de exceso de hierro leve generalmente no aparecen síntomas. Algunas personas suelen sentir debilidad y cansancio. Provoca los mismos síntomas que en la hemocromatosis (ver Hemocromatosis), tal como la piel con tonalidad del bronce, la diabetes, dolores en las articulaciones y la disfunción eréctil.

Diagnóstico

El exceso secundario de hierro se diagnostica mediante análisis de sangre que miden los niveles de hierro y las proteínas que unen y transportan el hierro.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir el contenido de hierro del cuerpo. Para algunas personas, el tratamiento consiste en eliminar la sangre (flebotomía). Sin embargo, muchas con exceso secundario de hierro también tienen anemia. Debido a que la flebotomía empeora la anemia, en estos casos se administra un tratamiento quelante del hierro.

La quelación del hierro se puede tomar por vía oral con deferasirox, mediante una infusión bajo la piel (subcutánea) o en una vena (vía intravenosa) con deferoxamina. Por lo general la infusión se administra durante la noche. Los efectos secundarios incluyen malestar digestivo, presión arterial baja y reacción alérgica grave (anafilaxia). Un uso a largo plazo puede provocar pérdida de oído y visión. Los fármacos de quelación del hierro administrados por vía oral son muy eficaces en la reducción del nivel de hierro en el cuerpo. Los efectos secundarios son poco frecuentes e incluyen dolor abdominal, diarrea y erupción cutánea. El tratamiento a veces causa daños en el hígado y el riñón, por lo que se realizan periódicamente análisis de sangre para supervisar la función de estos órganos.