Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Sensibilización por eritrocitos autólogos

(Síndrome de Gardner-Diamond, síndrome de hematomas dolorosos)

Por David J. Kuter, MD, DPhil, Professor of Medicine;Chief of Hematology, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital

El síndrome de la sensibilización por eritrocitos autólogos produce hematomas dolorosos, generalmente en los brazos o las piernas.

El síndrome de la sensibilización por eritrocitos autólogos es muy poco frecuente. Por lo general ocurre en mujeres blancas que están experimentando un estrés emocional.

No se conoce la causa. Una teoría es que el cuerpo de alguna manera se vuelve sensible contra sus propios glóbulos rojos (eritrocitos). Debido a ello, los glóbulos rojos (eritrocitos) que escapan de los vasos sanguíneos puedan causar una reacción de tipo alérgico que conduce a la aparición de hematomas. Sin embargo, la mayoría de las personas afectadas también presentan síntomas de trastornos mentales.

Las personas presentan episodios de hematomas dolorosos. Estos se pueden producir de forma espontánea o después de un traumatismo o una cirugía. Pueden ocurrir en localizaciones diferentes a la zonas del traumatismo. Los hematomas se reabsorben en unos pocos días. Algunas personas también presentan náuseas, vómitos y cefaleas (jaquecas/dolores de cabeza).

El médico en primer lugar realiza análisis para determinar cómo coagula la sangre. Si los resultados son normales (lo que significa que es improbable que exista un trastorno de la coagulación de la sangre que cause la aparición de hematomas), se puede inyectar a continuación una pequeña muestra de los glóbulos rojos (eritrocitos) de la persona en la piel. A la vez se inyecta suero fisiológico en otra localización como control, para ver si causa reacción. Pasadas entre 24 y 48 horas, se examinan las dos zonas de inyección para determinar si ha habido una reacción a los glóbulos rojos.

Los hematomas se reabsoben por sí solos. A algunas personas les resulta beneficioso un tratamiento de apoyo para enfrentarse al estrés emocional.