Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a la leucemia

Por Michael E. Rytting, MD, Professor;Professor, Department of Leukemia, University of Texas MD Anderson Cancer Center;Department of Pediatrics, University of Texas MD Anderson Cancer

Las leucemias son cánceres de los glóbulos blancos (leucocitos) o de las células precursoras de estos.

Los glóbulos blancos se originan a partir de las células madre (células progenitoras) en la médula ósea. A veces se producen errores en su desarrollo, y algunos fragmentos de los cromosomas se reorganizan. Los cromosomas anormales resultantes interfieren con el control normal de la división celular, y hacen que las células se multipliquen sin control o se vuelvan resistentes a la muerte celular normal, lo que da lugar a una leucemia.

Clasificación

Las leucemias se clasifican en cuatro tipos principales:

  • Leucemia linfocítica aguda

  • Leucemia mielocítica aguda

  • Leucemia linfocítica crónica

  • Leucemia mielocítica crónica

Los tipos se definen de acuerdo con la rapidez con que progresan y el tipo y las características de los glóbulos blancos que se convierten en células cancerosas. Las leucemias agudas progresan rápidamente y consisten en células inmaduras; las leucemias crónicas se desarrollan lentamente y consisten en células más maduras. Las leucemias linfocíticas surgen a partir de cambios cancerosos en los linfocitos o en las células que normalmente maduran a linfocitos; las leucemias mielocíticas (mieloides) se desarrollan a partir de alteraciones cancerosas en las células que normalmente producen neutrófilos, basófilos, eosinófilos y monocitos.

Complicaciones

Las células leucémicas ocupan la médula ósea, y van reemplazando o inhibiendo la función de las células que se convierten en glóbulos blancos normales. Esta interferencia con la función celular normal de la médula ósea puede llevar a la producción de un número inadecuado de glóbulos rojos (causando anemia), glóbulos blancos (aumentando el riesgo de infección) y plaquetas (con mayor riesgo de hemorragia). Estas células malignas también pueden invadir otros órganos, como el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos, los testículos y el cerebro.

Causas

La causa de la mayoría de los tipos de leucemia aún se desconoce. La exposición a la radiación, a ciertos tipos de quimioterapia o a ciertos químicos (como el benceno), incrementa el riesgo de desarrollar algunas formas de leucemia, si bien esta solo aparece en un pequeño número de estas personas. Ciertos trastornos hereditarios, como el síndrome de Down y la anemia de Fanconi, también aumentan el riesgo. En algunas personas, la leucemia está causada por ciertas anomalías en los cromosomas. Se sospecha fuertemente que un virus conocido como virus linfotrópico humano de células T tipo 1 (HTLV-1), que es similar al virus que provoca el sida, puede ser la causa de un tipo raro de leucemia linfocítica llamada leucemia de células T del adulto. La infección por el virus de Epstein-Barr (que también causa la mononucleosis) se ha asociado con una forma agresiva de leucemia linfocítica conocida como leucemia de Burkitt.

Tratamiento

Muchas leucemias pueden ser tratadas efectivamente, y algunas se curan.

Las complicaciones de la leucemia también pueden necesitar tratamiento. Pueden ser necesarias transfusiones de sangre si la leucemia ha causado una anemia grave; antibióticos si se presentan infecciones; y transfusiones de plaquetas cuando se produce un sangrado.

Cuando la leucemia está bajo control, el número de células anormales en la médula ósea no aumenta y se dice que la persona está en remisión. La reaparición de las células leucémicas se define como recaída. En algunas personas en recaída finalmente se deteriora la calidad de vida, y el posible beneficio que se derive de un tratamiento adicional puede ser extremadamente limitado. En estos casos puede ser más importante garantizar que la persona se sienta cómoda que intentar prolongar mínimamente la vida. Las personas afectadas y los miembros de su familia deben participar en estas decisiones. Es mucho lo que puede hacerse para brindar a estas personas tratamiento compasivo, alivio de los síntomas (ver Opciones de tratamiento al final de la vida) y preservación de la dignidad.

Más información