Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Sesamoiditis

Por Kendrick Alan Whitney, DPM, Associate Professor, Department of Biomechanics, Temple University School of Podiatric Medicine

La sesamoiditis consiste en dolor alrededor de los dos pequeños huesos (los sesamoideos) situados debajo de la cabeza del metatarsiano en el lugar donde se une al dedo gordo (cabeza del primer metatarsiano).

  • Los síntomas consisten en dolor al caminar cuando se lleva determinado tipo de calzado.

  • El diagnóstico se basa en la exploración del pie.

  • La ortesis y un cambio de calzado pueden ayudar a aliviar el dolor.

La sesamoiditis es una causa frecuente de dolor en la bola del pie (metatarsalgia).

La causa de la sesamoiditis suelen ser traumatismos repetidos. En ocasiones los huesos están fracturados (ver figura Localización de las fracturas del pie) o bien los huesos o los tejidos circundantes están inflamados. Un cambio en la estructura del pie a veces puede desplazar la posición de los sesamoideos y causar dolor.

La sesamoiditis es especialmente frecuente entre bailarines, corredores y personas con el arco del pie muy elevado o que utilizan con frecuencia zapatos de tacón alto. Muchas personas con juanete tienen sesamoiditis.

Síntomas de la sesamoiditis

El dolor en los sesamoideos se siente debajo de la base del dedo gordo (primera articulación metatarsiana). El dolor suele empeorar al caminar, sobre todo con zapatos de suela delgada y flexible o de tacón alto. El área puede estar caliente e hinchada y el dedo gordo puede tomar una coloración rojiza.

Diagnóstico de la sesamoiditis

  • Exploración médica del pie

  • En caso de gota o infección, artrocentesis

  • En caso de fractura o artritis, rayos x

El médico basa el diagnóstico de la sesamoiditis en una exploración del pie.

El médico utiliza una aguja para extraer una muestra de líquido articular (procedimiento llamado artrocentesis) si sospecha de gota o de artritis infecciosa.

El diagnóstico se confirma mediante radiografías realizadas para excluir la posibilidad de artritis o de una fractura del hueso sesamoideo.

Tratamiento de la sesamoiditis

  • Calzado nuevo

  • Ortesis

Puede bastar, simplemente, con no llevar los zapatos que causan dolor. Si los síntomas continúan, los zapatos de suela gruesa, los de tacón bajo, las ortesis o una combinación de los anteriores, pueden resultar beneficiosos al reducir la presión sobre los sesamoideos.

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) por vía oral y la inyección de una mezcla de corticoesteroides y anestésicos en la zona afectada pueden contribuir a reducir el dolor.

Recursos en este artículo