Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Tendinosis del tibial posterior y tenosinovitis del tibial posterior

Por Kendrick Alan Whitney, DPM, Associate Professor, Department of Biomechanics, Temple University School of Podiatric Medicine

La tendinosis del tibial posterior es el desgaste de un tendón que pasa por detrás de la zona interna del tobillo y alrededor de esta (denominado tendón tibial posterior). La tenosinovitis tibial posterior es una inflamación de la cubierta protectora que recubre el tendón (denominada vaina tendinosa).

  • El tendón tibial posterior se puede lesionar o inflamar.

  • Se siente dolor en diversos grados alrededor del tobillo.

  • El diagnóstico se suele basar en los síntomas y en la exploración y, a veces, en pruebas de diagnóstico por la imagen.

  • Dependiendo del trastorno, pueden ser beneficiosas la ortesis, la cirugía o el tratamiento para aliviar la inflamación.

El tendón tibial posterior ayuda a mantener el arco normal del pie.

La tendinosis del tibial posterior suele estar causada por una distensión continua excesiva producida por un problema en la forma en que se mueve el tobillo. Muy a menudo, la persona tiene un arco del pie bajo, y el pie tiende a doblarse hacia afuera al caminar, a menudo debido a que la persona tiene sobrepeso. La disfunción del tendón contribuye aún más al aplanamiento del arco. El tendón puede desgarrarse por completo, a veces de forma súbita, en una persona joven.

La tenosinovitis del tibial posterior comienza con la inflamación repentina de la vaina del tendón. El tendón puede estar afectado por trastornos inflamatorios, como artritis reumatoide o gota.

Síntomas

En la tendinosis del tibial posterior, al principio la persona sufre dolor ocasional detrás de la cara interna del tobillo. Con el tiempo, el dolor se vuelve intenso y se produce hinchazón. Se hace difícil estar de pie y caminar. Ponerse de puntillas suele ser doloroso y puede resultar imposible si el tendón está completamente desgarrado. Si el tendón se desgarra por completo, el pie se puede aplanar de repente (llamado colapso del arco) y se puede sentir dolor en la planta del pie.

En la tenosinovitis del tibial posterior el dolor por lo general ocurre de repente y el tendón se puede notar grueso e hinchado, ya que serpentea alrededor de la protuberancia en la parte interna del tobillo (maléolo medial).

Diagnóstico

  • Exploración por un médico

  • Algunas veces, resonancia magnética nuclear (RMN).

Los médicos suelen basar el diagnóstico en los síntomas y en los resultados de la exploración. Sin embargo, a veces es necesario realizar una RMN para confirmar el diagnóstico y comprobar el grado de afectación del tendón.

Tratamiento

  • Para la tendinosis del tibial posterior, ortesis y tobilleras o cirugía

  • Para la tenosinovitis del tibial posterior, tratamiento antiinflamatorio

Para la tendinosis del tibial posterior suele bastar con el uso de dispositivos colocados en los zapatos (ortesis) y tobilleras usadas con zapatos o botas que tengan buen apoyo. Los desgarros completos se tratan con cirugía para que la persona afectada pueda funcionar nuevamente de forma normal. La cirugía es especialmente importante en personas jóvenes y activas que hayan sufrido un desgarro de forma súbita.

En el caso de tenosinovitis del tibial posterior se indica el tratamiento con fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y reposo.