Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Deformación en cuello de cisne

Por David R. Steinberg, MD, University of Pennsylvania Perelman School of Medicine

La deformación en cuello de cisne consiste en una incurvación (flexión) de la articulación de la base del dedo, un estiramiento (extensión) de la articulación media del dedo y una incurvación (flexión) de la articulación más externa del dedo.

La causa más frecuente es la artritis reumatoide. Entre otras causas se incluyen un dedo en martillo no tratado, la laxitud de la placa fibrosa localizada en el interior de la mano en la base de los dedos, la laxitud de los ligamentos de los dedos, los espasmos musculares crónicos provocados por daño en los nervios y que afectan las manos (lo que se conoce como espasticidad muscular), otros tipos de artritis, un tendón roto en un dedo y una alineación irregular en la consolidación de una fractura en el hueso central del dedo. La flexión normal del dedo puede llegar a ser imposible. Por consiguiente, la deformidad puede conllevar una considerable discapacidad.

Doblamiento anómalo de los dedos

Algunos trastornos, como la artritis reumatoide, así como algunos traumatismos pueden provocar que los dedos se doblen de forma anómala. En la deformidad en cuello de cisne, la articulación de la base del dedo se dobla (flexión), la articulación central se estira (extensión) y la articulación más externa se curva hacia adentro. En la deformidad en ojal, la articulación central del dedo se dobla hacia adentro (hacia la palma) y la articulación más externa se dobla hacia fuera (alejándose de la palma).

La verdadera deformidad en cuello de cisne no afecta al pulgar, que tiene una articulación menos que los otros dedos de la mano. Sin embargo, existe una variante de la deformidad en cuello de cisne, denominada deformidad en pico de pato, deformidad en Z (zig-zag) o deformidad en ángulo de 90º, en la que la articulación central del pulgar aparece extremadamente hiperextendida mientras que la articulación de la base se incurva para formar un ángulo de 90°. Si la deformidad en cuello de cisne y la deformidad en pico de pato aparecen conjuntamente en uno o más dedos, se reduce notablemente la capacidad para realizar la pinza.

El médico establece el diagnóstico mediante la exploración física de las manos y los dedos.

Tratamiento

Cuando es posible, el tratamiento se orienta a corregir el trastorno subyacente. Las deformidades leves en las que aún no se haya desarrollado tejido cicatricial se tratan con férulas para dedo (férulas en anillo), que corrigen la deformidad al mismo tiempo que permiten que la persona siga utilizando la mano. La capacidad de hacer pinza con los dedos mejora de modo sustancial al realinear quirúrgicamente las articulaciones, o mediante la fusión de las articulaciones del pulgar o de los dedos afectados (lo que se denomina artrodesis interfalángica) en posiciones que permitan una función óptima.

Recursos en este artículo