Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los trastornos de la mano

Por David R. Steinberg, MD, Associate Professor, Department of Orthopaedic Surgery, and Director, Hand and Upper Extremity Fellowship, Perelman School of Medicine at the University of Pennsylvania

Las manos y sus dedos pueden verse afectadas por una serie de trastornos diversos, entre los que se incluyen los gangliones, las deformaciones, los trastornos relacionados con los nervios o con los vasos sanguíneos, la artrosis, los dedos en resorte y las infecciones. En otras partes de esta obra se tratan otros trastornos que afectan a las manos, como fracturas, otras lesiones, artrosis, tendinitis y tenosinovitis, síndrome de De Quervain, síndrome de Raynaud, dedos en palillo de tambor y ciertos defectos congénitos.

Deformidades en manos y dedos

Las deformidades en manos y dedos incluyen la deformidad en cuello de cisne (ver Deformación en cuello de cisne), la deformidad en ojal (boutonnière, ver Deformidad en ojal (boutonnière)), y la contractura de Dupuytren (ver Contractura de Dupuytren). Dichas deformaciones pueden ser causadas por un traumatismo o bien ser consecuencia de otros trastornos (por ejemplo, artritis reumatoide, ver Artritis reumatoide (AR)). Los médicos suelen establecer el diagnóstico basándose en la exploración física. En ocasiones pueden tratarse las deformidades mediante inmovilización o ejercicios, pero en caso de deformidades presentes durante semanas o meses los tratamientos pueden no ser efectivos, ya que se habrá desarrollado tejido cicatricial.

Síndromes de compresión nerviosa

Los síndromes del túnel carpiano (ver Síndrome del túnel carpiano), del túnel cubital (ver Síndrome del túnel cubital) y del túnel radial (ver Síndrome del túnel radial) son síndromes de compresión nerviosa. En estos trastornos, se comprime un nervio (por lo general la causa de la compresión es un hueso o tejido conjuntivo), lo que causa alteraciones en la sensibilidad, la movilidad o ambas. Entre los síntomas se incluyen sensación de hormigueo, dolor, pérdida de sensibilidad, debilidad o una combinación de los anteriores. El diagnóstico suele establecerse a partir de la exploración física y puede confirmarse mediante electromiografía y estudios de conducción nerviosa (ver Diagnóstico de las enfermedades cerebrales, medulares y nerviosas : Electromiografía y estudios de conducción nerviosa). En estos trastornos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para aliviar la compresión del nervio si los síntomas son graves a pesar de otros tratamientos, o bien en caso de pérdida persistente de sensibilidad o debilidad.

Infecciones de la mano y de los dedos

Las mordeduras de humanos y animales pueden causar infecciones en las manos (ver Infecciones de la mano causadas por mordeduras). Algunas otras infecciones son panadizo común (ver Panadizo), panadizo herpético (ver Panadizo herpético), absceso de la mano (ver Absceso de la mano) e infección de la vaina tendinosa (ver Infección de la vaina tendinosa). Las infecciones de la mano y los dedos pueden causar un dolor constante, intenso y palpitante. Los médicos establecen el diagnóstico basándose en la exploración física, y en ocasiones en radiografías. Estas infecciones se tratan con antibióticos por vía oral o por vía intravenosa y con cirugía. La paroniquia se describe en otro capítulo (ver Paroniquia aguda).

Recursos en este artículo