Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome del QT largo y taquicardia ventricular de torsade de pointes

Por L. Brent Mitchell, MD, FRCPC, Professor of Medicine, Department of Cardiac Services, Libin Cardiovascular Institute of Alberta

La taquicardia ventricular de torsade de pointes es un tipo específico de taquicardia ventricular que ocurre en presencia de un trastorno particular de la actividad eléctrica del corazón llamado síndrome del QT largo.

En algunos casos, se nace con el síndrome del QT largo, mientras que en otros el trastorno se debe a concentraciones séricas bajas de potasio, a un ritmo cardíaco muy lento o a un fármaco. Los fármacos antiarrítmicos suelen ser la causa de este síndrome, pero también pueden serlo ciertos antidepresivos y determinados antivíricos y antifúngicos.

Cuando se padece el síndrome del QT largo, puede producirse una taquicardia ventricular de torsade de pointes y, en ocasiones, una fibrilación ventricular. A veces, los síntomas aparecen al practicar ejercicio.

Si aparece taquicardia ventricular en presencia del síndrome, pueden sentirse palpitaciones (ser consciente de los latidos del corazón), además de mareos o desmayos. La fibrilación ventricular produce paro cardíaco y síncope repentino.

El síndrome del QT largo se detecta en el ECG.

¿Sabías que...?

  • El término «QT largo» se refiere a un patrón anómalo de la actividad eléctrica, visible en un electrocardiograma (ECG).

Puesto que algunas formas de este síndrome se heredan, si existen antecedentes familiares de la enfermedad o se tienen parientes que han fallecido de forma inesperada por un trastorno cardíaco, conviene someterse a una prueba para detectar un posible síndrome del QT largo.

En caso de fibrilación ventricular, es necesario realizar una cardioversión, aunque, en ocasiones, también se administra sulfato de magnesio.

Si está causado por un fármaco, debe suspenderse su administración.

Puede ser necesario limitar la actividad física para prevenir una posible recurrencia, además de tomar betabloqueantes o someterse a una intervención de implante de un marcapasos o de un cardiodesfibrilador implantable.

Recursos en este artículo