Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Displasia fibromuscular

Por John W. Hallett, Jr., MD, Clinical Professor, Division of Vascular Surgery, Medical University of South Carolina

La displasia fibromuscular es un engrosamiento anómalo de las paredes de las arterias que no está relacionado con la aterosclerosis ni con la inflamación, pero que provoca un estrechamiento o bloqueo de las arterias.

La displasia fibromuscular suele darse en mujeres de 40 a 60 años de edad. Se desconoce su causa. Sin embargo, puede que haya un componente genético, y fumar podría ser un factor de riesgo. La displasia fibromuscular es más común entre las personas con ciertos trastornos del tejido conjuntivo (por ejemplo, el síndrome de Ehlers-Danlos, la necrosis quística medial, la nefritis hereditaria o la neurofibromatosis).

La displasia fibromuscular puede afectar a las arterias que irrigan los riñones (arterias renales), el cerebro (arterias carótidas y arterias intracraneales), el estómago y el intestino (arterias intra-abdominales, como las arterias celíacas y mesentéricas), o las arterias que se ramifican desde la parte inferior de la aorta para la irrigación de las piernas (arterias ilíacas externas). Puede tenerse displasia fibromuscular en más de una arteria.

La displasia fibromuscular no suele causar síntomas, independientemente de su ubicación. Los síntomas, cuando se producen, varían según la ubicación:

  • Arterias de las piernas: Dolor, dolorimiento, calambres o sensación de cansancio en los músculos de la piernas (claudicación), sonidos inusuales que se escuchan con un estetoscopio y que son causados por la sangre que fluye rápidamente a través de la arteria estrechada (soplos), y disminución de los pulsos en la vena femoral

  • Arterias renales: Presión arterial alta

  • Arterias carótidas: Síntomas de ataque isquémico transitorio o de accidente cerebrovascular (tales como dificultad para hablar, debilidad muscular, parálisis de un lado del cuerpo, problemas de visión)

  • Arterias intracraneales: Síntomas de un aneurisma (tales como dolores de cabeza, dolor por encima y por detrás del ojo, entumecimiento, debilidad, parálisis de un lado del cuerpo, problemas de visión)

  • Arterias intraabdominales: Vómitos o dolor abdominal (poco frecuente)

Una ecografía puede sugerir el diagnóstico, pero se realiza una angiografía para confirmarlo.

Tratamiento

  • Angioplastia, cirugía o reparación de un aneurisma

El tratamiento varía en función de la ubicación. Puede conllevar la realización de una angioplastia, una cirugía de revascularización o la reparación de un aneurisma. Dejar de fumar es importante. Dado que la aterosclerosis también bloquea las arterias, las personas con displasia fibromuscular y factores de riesgo para la aterosclerosis (como hipertensión arterial, niveles altos de colesterol en la sangre y diabetes) también pueden necesitar tratamiento para esos trastornos.

Más información