Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Electrocardiografía ambulatoria continua

Por Michael J. Shea, MD, Professor of Internal Medicine, Michigan Medicine at the University of Michigan

(Véase también Electrocardiografía.)

Los ritmos cardíacos anómalos y el flujo sanguíneo insuficiente hacia el músculo cardíaco pueden producirse de forma ocasional e impredecible. Para detectar este tipo de problemas, el médico puede indicar una electrocardiografía ambulatoria continua, en el cual el electrocardiograma (ECG) se registra de forma continua durante 24 horas mientras la persona se ocupa de sus actividades cotidianas.

Un monitor Holter es un pequeño monitor sujeto a una correa que se lleva por encima del hombro. Se adhieren al tórax unos electrodos que registran la actividad cardíaca. Este tipo de monitorización no es dolorosa y se lleva durante 24 horas.

Monitor Holter: lectura continua del ECG

Este pequeño monitor está sujeto a una correa que se coloca sobre un hombro. Por medio de electrodos que se adhieren al pecho, el aparato registra de manera continua la actividad eléctrica del corazón.

Cuando una persona debe estar controlada durante más de 24 horas se utiliza un monitor de episodios. Este monitor es similar a un monitor Holter, pero efectúa registros solo cuando el usuario lo activa (es decir, cuando aparecen síntomas) presionando un botón en el dispositivo. Si los síntomas aparecen en tan pocas ocasiones que no pueden detectarse durante una monitorización de 24 horas, puede insertarse bajo la piel un monitor de episodios durante un periodo de tiempo que puede ser hasta de un año. Para activar este monitor se utiliza un pequeño imán.

Cómo se lleva a cabo la electrocardiografía ambulatoria continua

Para llevar a cabo este procedimiento, la persona lleva puesto un pequeño dispositivo que funciona con pilas (monitor Holter) y que se sostiene mediante una correa. El aparato detecta la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos adheridos al pecho y registra el ECG. La persona, mientras lleva puesto el aparato, anota en un diario la hora y el tipo de síntomas. Posteriormente, el ECG se procesa informáticamente, lo que permite analizar la frecuencia y el ritmo cardíacos y buscar alteraciones en la actividad eléctrica que puedan indicar un flujo sanguíneo insuficiente hacia el músculo cardíaco. Además, el latido cardíaco durante 24 horas queda almacenado. Los síntomas registrados en el diario pueden contrastarse posteriormente con los cambios en el ECG, para determinar si los síntomas están causados por una arritmia.

En caso necesario, el ECG se puede enviar a una computadora del hospital o del consultorio médico para su lectura inmediata tan pronto aparecen los síntomas.

Una opción más novedosa para grabar de forma continua el ECG es un pequeño monitor desechable adhesivo e inalámbrico (2 pulgadas por 5 pulgadas) que se lleva en el tórax durante un máximo de 2 semanas. Dado que es mucho más pequeño que un monitor Holter y no requiere la colocación de varios cables en el tórax, puede resultar más fácil de usar durante períodos de tiempo más largos. Sin embargo, el dispositivo es más caro que un monitor Holter o un monitor de episodios.

Recursos en este artículo