Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Exploración electrofisiológica

Por Michael J. Shea, MD, Professor of Internal Medicine, Michigan Medicine at the University of Michigan

Las pruebas electrofisiológicas se llevan a cabo para valorar anomalías graves en el ritmo cardíaco o en la conducción eléctrica (Ver Introducción a las anomalías del ritmo cardíaco).

En personas con una arritmia previamente detectada, o en las que la sospecha de arritmia es muy elevada, el médico provoca de manera intencionada un ritmo cardíaco anómalo durante la prueba para investigar si un determinado fármaco es eficaz para remediar la alteración o si puede ser útil una intervención quirúrgica mediante la cual se eliminen las conexiones eléctricas anómalas del corazón. En caso necesario, el médico puede hacer que el corazón vuelva rápidamente a su ritmo normal mediante una breve descarga eléctrica (cardioversión). Aunque la exploración electrofisiológica es un procedimiento invasivo y que requiere anestesia, es muy seguro: el riesgo de muerte es de 1 entre 5000. Este procedimiento, por lo general, dura de 1 a 2 horas.

Cómo se realizan las pruebas electrofisiológicas

Estas pruebas se realizan en el hospital. Después de inyectar un anestésico local, el médico introduce un catéter con electrodos diminutos en la punta a través de una punción venosa en la ingle, el brazo o el cuello. El catéter se introduce en las cavidades del corazón, a través de los principales vasos sanguíneos, utilizando como guía la radioscopia (un procedimiento de exploración radiográfica continua). El catéter se utiliza para registrar el electrocardiograma (ECG) desde el interior del corazón e identificar la localización exacta de las vías de conducción eléctrica.

En ocasiones, durante el proceso se lleva a cabo una ablación por radiofrecuencia para destruir las conexiones anómalas que pudieran existir en el corazón y prevenir así que la persona sufra arritmias posteriores, sin necesidad de mantener un tratamiento farmacológico.

Recursos en este artículo