Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Gammagrafía cardíaca

Por Michael J. Shea, MD, Professor of Internal Medicine, Michigan Medicine at the University of Michigan

En la gammagrafía, se inyecta en una vena una mínima cantidad de una sustancia radiactiva (radioisótopo), denominada trazador. La cantidad de radiación que el paciente recibe es ligeramente menor que la producida en la mayor parte de las radiografías. El trazador emite rayos gamma que se detectan con una gammacámara. Una computadora analiza esta información y construye una imagen que muestra las diferentes cantidades de trazador captadas por los tejidos.

La gammagrafía del corazón es particularmente útil para el diagnóstico de un dolor torácico cuando la causa es desconocida. Si las arterias coronarias están estrechadas, se utiliza la gammagrafía para determinar en qué medida el estrechamiento está afectando el aporte de sangre al corazón y su funcionamiento. La gammagrafía también se usa para valorar el aumento de la irrigación sanguínea coronaria después de una intervención quirúrgica de revascularización (bypass) u otros procedimientos similares, y puede utilizarse como ayuda para determinar el pronóstico después de un infarto de miocardio.

Se utilizan diferentes trazadores según cuál sea el trastorno que se sospeche. Para valorar el flujo sanguíneo que pasa por el músculo cardíaco, los trazadores que se utilizan generalmente son el tecnecio (Tc 99) sestamibi o el talio (Tl 201), y las imágenes se obtienen después de que la persona haya realizado una prueba de esfuerzo. La cantidad de trazador que absorben las células del músculo cardíaco depende del flujo sanguíneo. En el momento de máximo esfuerzo, el área del corazón que tiene un aporte insuficiente de sangre (isquemia) absorbe menor cantidad de trazador, por lo cual produce una imagen más débil que el músculo circundante, que tiene un aporte de sangre normal. En pacientes incapaces de realizar ejercicio, se puede utilizar una inyección intravenosa de un fármaco, como el dipiridamol, la dobutamina o la adenosina, para simular los efectos del ejercicio sobre el flujo sanguíneo.

Una vez que la persona ha descansado durante unas horas, se practica un segundo estudio y se compara la imagen resultante con la obtenida durante la prueba de esfuerzo. El médico puede entonces diferenciar las zonas del corazón donde el flujo sanguíneo insuficiente es reversible (generalmente causado por el estrechamiento de las arterias coronarias) de aquellas zonas donde es irreversible (generalmente causado por la cicatrización debida a un infarto de miocardio previo).

Si ha tenido lugar un infarto de miocardio muy recientemente, se utiliza tecnecio 99m-pirofosfato en lugar de talio 201. Con el tecnecio-pirofosfato, la lesión debida a un infarto de miocardio se puede detectar después de 12-24 horas y hasta aproximadamente una semana después. A diferencia del talio, que se acumula sobre todo en el tejido normal, el tecnecio-pirofosfato se deposita principalmente en el tejido enfermo. Sin embargo, dado que el tecnecio también se concentra en los huesos, las costillas pueden hacer algo más difusa la imagen del corazón.

La tomografía de emisión monofotónica (TEMF), un tipo especializado de gammagrafia, permite generar una serie de imágenes de cortes transversales mejorados por ordenador. También se puede obtener una imagen tridimensional. La TEMF proporciona más información sobre la funcionalidad, el flujo sanguíneo y las anomalías que la gammagrafía convencional.

La gammagrafía supone una exposición a la radiación inferior a la que supondría la utilización de radiografías. Sin embargo, el material radiactivo permanece en el cuerpo durante unos pocos días, de modo que estas personas pueden activar alarmas de radiación en los aeropuertos durante algunos días después del procedimiento. Si se ha sido sometido a una prueba de gammagrafía y se tiene la intención de viajar en avión o cruzando fronteras internacionales en coche, tren o barco, debería obtenerse un informe médico, dado que es probable que los agentes de seguridad requieran pruebas de que el procedimiento se ha llevado a cabo.